Las claves de Ecuador


| INFORMACIÓN |

  • El nuevo gobierno busca erradicar definitivamente la pobreza
  • Los logros del ejecutivo quedan empañados por los frentes abiertos en el país
Rafael Correa celebra su reelección saludando a sus partidarios // Elpais.cr

Rafael Correa celebra su reelección saludando a sus partidarios // Elpais.cr

El pasado domingo millones de personas en Ecuador confiaron en Rafael Correa para seguir liderando su país. Tras una victoria apabullante con casi un 57% de los votos y sin necesidad de segunda vuelta, el pueblo ecuatoriano decidió seguir inmerso en su “revolución ciudadana” particular. Ahora, el gobierno de Correa dispone de cuatro años para alejar definitivamente al país del vagón de cola del continente. La corrupción, la inseguridad y las propias contradicciones de un ejecutivo demasiado cercano a los postulados del chavismo son sus principales obstáculos para lograrlo.

Ecuador vuelve a ser estable. Seis años han bastado a Correa para volver a levantar  un pilar que se creía desaparecido. Al terminar la legislatura, el recientemente victorioso gobierno de la nación habrá cumplido diez años en el poder y habrá disipado el fantasma de la inestabilidad política que la década anterior sacudió los cimientos del país. Correa defiende las ideas de la izquierda del siglo XXI con el apoyo de su pueblo. Revolución ciudadana desde la unidad.

Rafael Correa ha hecho de la erradicación de la pobreza su principal caballo de batalla. Las acciones desarrolladas en este campo en los últimos 6 años han permitido que el índice de pobreza de Ecuador se reduzca en casi 10 puntos, hasta situarse en un 27,3% en 2012. Del mismo modo, el actual ejecutivo entiende la inversión pública como un factor fundamental, y pretende seguir impulsándolo durante los próximos años. De momento, nada más ganar las elecciones el presidente ya ha anunciado la construcción de 60 nuevos hospitales. “Esta revolución no la para nadie”, aseguró el mandatario tras su reelección.

Ecuador, sin embargo, no camina de la mano de las opiniones de los expertos internacionales. El país, según los analistas, basa su crecimiento en el boom de los precios del petróleo de los últimos tiempos. Eso y su falta de apoyo a la inversión extranjera, algo que Correa ha definido como un medio y no como un fin en sí mismo, están provocando una ausencia de bases estables para el desarrollo económico futuro. Ya para este año, las previsiones de crecimiento apenas alcanzan el 3,5%, lejos del 8% logrado dos años atrás.

Otros frentes abiertos

Los campos de batalla política de Ecuador, como los de cualquier país, no se circunscriben a los ámbitos anteriormente expuestos. En primer lugar, la corrupción sigue siendo en el país sudamericano un monstruo que pervierte todo lo que toca. Así, según datos de la Organización No Gubernamental Transparencia Internacional, Ecuador ocupa el puesto 132 de 163 en índice de corrupción. Junto con Venezuela, el país más lacrado del continente.

Otro de los problemas que deberá afrontar el ejecutivo si quiere seguir contando con el apoyo de la ciudadanía  es el de la droga. En los últimos años, Ecuador se ha convertido en un país productor. El narcotráfico y la inseguridad caminan de la mano, y constituyen juntos una de las principales preocupaciones del gobierno, que ya intentó paliarlo con el despliegue de efectivos del ejercito por las ciudades. Y su correspondiente fracaso. Corrupción, inseguridad y droga. Y aún no hemos terminado. Ecuador no lo va a tener fácil.

Los últimos frentes abiertos en Ecuador son, por un lado, las acusaciones de censura y de coacción a los medios de comunicación que se ciernen sobre el país y que siguen la estela marcada por Chávez en Venezuela. Por otro, el rechazo de los indígenas y de los defensores del medio ambiente al “desarrollismo feroz” impulsado por Correa. Y por último, la reforma de la Constitución a la que se enfrentará Ecuador a lo largo de esta legislatura y  que hace temer a una tentativa de perpetuación en el poder del actual presidente, a semejanza de los intentos de Chávez.

Hoy, Ecuador se encuentra en una posición inmejorable para sentar las bases de su futuro y desarrollarse de una manera equilibrada. El mundo entero observa como el país crece, pero en su ascenso se divisan demasiadas sombras, demasiadas voces acalladas. Probablemente, demasiado chavismo para el país de Correa.

Anuncios


Categorías:Internacional

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: