La temporada del Madrid pende de un hilo


| INFORMACIÓN |

En algo menos de un mes, el Madrid se ve obligado a demostrar su valía tanto en Copa del Rey como en Champions, teniendo especial importancia esta última, para poder salvar el año, y evitar así la desilusión tempranera de la afición merengue.

Nada más y nada menos que Camp Nou y Old Trafford son los escenarios donde el Madrid tendrá que realizar esta complicada hazaña. Y digo complicada por la situación actual que atraviesa el club, donde únicamente Cristiano da muestras de querer salvar la imagen blanca, acompañado por la entrega habitual de Khedira y los detalles esporádicos pero mágicos del alemán  Özil. El resto de jugadores no consiguen alcanzar su mejor nivel, y lo peor de todo es que muchos de ellos no parece que tengan la intención de hacerlo. No se puede valorar de igual manera a un futbolista que esté teniendo una racha mala de partidos porque no le salgan las cosas con el balón, que un futbolista que no pueda jugar por falta de físico o por falta de carácter. Hablamos de profesionales. El físico es una exigencia, no un añadido.

NUEVA

Benzema e Higuaín celebrando un gol

Si este mismo caso, donde el Madrid puede finiquitar su temporada a primeros de marzo, hubiera ocurrido el año pasado, las innumerables dudas sobre la posibilidad de solventar la situación serían mucho menores que las que acechan en la actualidad. La facilidad que mostraba para llegar a portería con esos ataques huracanados se ha ido diluyendo poco a poco. La remontada en Manchester que a día de hoy parece algo heroico, hace un año se hubiera dado prácticamente por hecho.

Tres son a mí entender, los puntos clave que el Madrid debe trabajar para poder encarrilar sendas remontadas. En primer lugar, Diego López debe mostrar más seguridad e iniciativa en sus salidas. Acaba de llegar como quien dice, y lo cierto es que se encontró con una papeleta curiosa enfrentándose al Barsa y Manchester en poco margen de tiempo. No es el mayor problema que tiene el Madrid, ya que está solventando bien los partidos, demostrando su magnífica condición de portero. Pero su punto débil, al menos desde su llegada a la capital, está siendo la salida de portería, motivado fundamentalmente por la enorme presión con la que se encontró nada más llegar. Atreviéndose y mostrando autoridad en estas jugadas puntuales, el Madrid ganará confianza, y podrá así adelantar su línea defensiva contando con que Diego abarcará campo y estrechará las opciones de pase al hueco. Punto clave principalmente en su partido contra el Barsa, ya que estos son especialistas en buscar la espalda de sus rivales, encontrando huecos donde nadie los ve.

Otro factor, quizás el más preocupante para afrontar estos partidos, es el de la delantera madridista. Benzema e Higuaín han elegido el peor momento para descuidar su físico. Lo del francés parece una batalla perdida. Tiene una técnica exquisita a la par que una pasividad asombrosa, capaz de dejarte frío en pleno mes de agosto. Es conformista en ese aspecto y parece ser que la ambición no entra dentro de los valores del galo. Respetable, pero quizás el Madrid debiera de plantearse la continuidad de Karim. Este equipo necesita delanteros vivos que den la sensación de querer meter gol cada cinco minutos. La dupla atacante la completa Higuaín. Futbolista antagónico a Benzema. Limitado técnicamente pero correoso y guerrillero como el que más. Es un jugador que depende en un 80% de su físico, y a estas alturas de la temporada no se asoma ni de lejos a este porcentaje. Lo más preocupante de todo, es que ni uno ni otro parecen poner remedio a esta situación, sabiendo ambos todo lo que está en juego en estos momentos. Falta de compromiso. Veremos si Ronaldo puede suplir esta carencia doble en ataque.

Diego López ordenando a su equipo

Ya por último, cabría destacar las pocas variantes futbolísticas que presenta el club blanco en un encuentro que no es de su gusto. El otro día veíamos contra el Manchester, como estos se replegaron atrás sin dar opción ninguna de espacios al equipo de Mourinho. El Madrid se pierde cuando su oponente no se abre en el campo, y se juega los partidos a una sola carta, la de los contragolpes vertiginosos. Varias veces les sale bien porque son muy buenos haciendo lo que hacen, pero esa repetición en el modo de juego se convierte en previsibilidad para los contrarios. El Madrid destaca por sus individualidades, lo que hace que cada jugador quiera tener la pelota el máximo tiempo posible en sus botas. Esto conlleva a una falta de rapidez en el toque, lo que a la postre supone un modo de ataque estático. Es evidente que a los rivales les cuesta más seguir al balón que a un jugador, por lo tanto si el toque entre los futbolistas del Madrid no es fluido, el rival encontrará más facilidades a la hora de defender las ofensivas merengues.

Papeleta difícil la que tiene que afrontar el Madrid. No estaría bien visto que la temporada de un equipo tan grande terminará tan pronto. Los de Mourinho deben cambiar la dinámica de juego y mentalizarse de la que se les viene encima. Emoción y tensión garantizada la que nos espera en estos día. Veremos qué desenlace se da en este entramado de grandes partidos.

Anuncios


Categorías:Deportes, Fútbol

Etiquetas:, , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: