Espejos de mujer


| ESPECIAL |

CINDY SHERMAN

1954, New Jersey

La década de los 60 supuso un auge para el movimiento feminista. El arte también participó de ello, y las mujeres empezaron a buscar la representación de lo femenino en todos los ámbitos de la vida. Una de las técnicas en fotografía fue el movimiento espejo, un movimiento explotado por mujeres que utilizaron la fotografía para demostrar lo que es ser mujer dentro de los conflictos de su época. Destaca el trabajo de Cindy Sherman, entre otras, fotógrafa del siglo XX que todavía hoy continúa con su trabajo.

La joven Sherman, asentada en New Jersey, se interesó en un primer momento en la pintura figurativa. Comenzó así sus estudios en la Universidad del Estado de Búfalo, aunque frustrada por las limitaciones del medio pronto se pasó a la fotografía.“No intentes nunca ser artista. Sencillamente haz tu trabajo y si tu trabajo es auténtico se convertirá en arte”.

En su primera etapa centra su objetivo en una serie de retratos que rompen con la tradición. “Complete Untitled Film Stills”, su primer trabajo, es una serie de 69 películas congeladas en las que emplea su cuerpo al estilo de una actriz de películas en blanco y negro. Es ella misma pero transfigurada en ama de casa, en prostituta, secretaria, actriz o bailarina, es decir en arquetipos de mujer de la época. En sus fotografías engloba una preocupación generalizada en nuestra cultura, examinando las identidades femeninas y el papel de los medios de comunicación en nuestras vidas.

En los Untitled Film Stills no hay señoras en los trenes, no hay ancianas. Y, por supuesto, no hay hombres. Las 69 heroínas asignan una feminidad de ficción que se apoderó de unos Estados Unidos en posguerra, el período de la juventud de Sherman y el punto de partida de su reflexión. Cuando acabó con todos los clichés, acabó con la colección.

“Me siento anónima en mi trabajo. Cuando miro las fotografías nunca me veo; no son autorretratos. Hay veces que desaparezco”.

Sin título 21.1977

Sin título 21.1977

En una obra posterior, esta vez a color, hace una serie de fotografías donde también aparece estereotipada con la tendencia femenina. Esta caracterización la realiza mediante elementos grotescos que sirven para reforzar la idea de feminidad. Maquillaje sobrecargado, vestimentas sensuales, poses femeninas, peinados… le ayudan a dar esa idea de feminidad, que a la vez emplea como crítica. Su mirada siempre ausente, metáfora de la mujer maniquí que las agencias publicitarias emplean como estrategia.

Años más tarde deja su faceta de modelo por una estética degradada enfocada en muñecas hinchables, penes de plástico embadurnados en ketchup, miembros mutilados, vómitos, sangre, restos de menstruaciones… La desaparición de su figura en sus fotografías se interpretó como una crítica a la socialización de su cuerpo en los medios de comunicación y al rechazo de la propia Sherman a su creciente popularidad en el mundo del arte.

En la misma línea, y como respuesta a la prohibición de una de las exposiciones de Robert Mapplethorpe, produjo “Sex Pictures”. Muñecas desmembradas simulando actos sexuales. Si Untitled son estereotipos femeninos, Sex Pictures es sexo puro y duro. Refleja también el miedo al Sida y la deshumanización del deseo sexual.

Sin título 305. 1994

Sin título 305. 1994

En una de sus última series “Retratos de sociedad”, Cindy Sherman, de nuevo como modelo,  muestra la huella del tiempo en las caras de mujeres de una clase social alta, ricas pero infelices, prisioneras de su estatus. Eva Respini, encargada de la retrospectiva Sherman en el MoMA dice: “Cada brochazo de maquillaje, pendiente o peluca dicen algo acerca de la persona y el carácter del personaje que Sherman ha dibujado, tomando constantemente el pulso. Es el retrato de mujeres luchando con una cultura que ha creado ridículos estándares de juventud, belleza, riqueza y posición social.”

Sherman ha sido identificada como una artista  feminista, siempre centrada en buscar la dignidad que le corresponde a la mujer. “Aunque yo nunca he pensado en dar un toque feminista o político a mi trabajo, todo él está marcado por mis observaciones como una mujer en esta cultura”.

La crítica la ha tachado de provocadora, Jorge Juanes acierta: “lo que hoy impera, eso sí, es una indulgencia hacia cualquier propuesta alternativa sólo por el hecho de serlo cuando en rigor se tendría que ser exigente. De no serlo, se corre el peligro de que el arte alternativo vegete en la rutina. Tengamos rigor, seamos severos y no seamos indulgentes con lo ayuno de creatividad”  Por otro lado, Jed Perl ha dicho sobre ella: “se ha convertido en víctima de los mismos clichés que ha abrazado…La obra de Cindy Sherman es el viaje ego-artístico más grande de nuestro tiempo.”

En cualquier caso, sobre la obra de Sherman podemos decir que no nos deja indiferentes, con calidad artística o sin ella. Sus obra está cargada de  ambiciones, estereotipos, complejos, sueños y pesadillas. “Las fotografías de Sherman hablan no solo de nuestro deseo de transformar y ser transformados, sino también de nuestro deseo de que el arte nos transforme”, Andy Grundberg.

Anuncios


Categorías:Fotografía

Etiquetas:, , , , , ,

5 respuestas

Trackbacks

  1. Arte en la fotografía manipulada « Actualidad24
  2. El icono del homoerotismo « Actualidad24
  3. Anastasia Taylor-Lind, el reto de desvelar historias « Actualidad24
  4. El loco de Richardson « Actualidad24
  5. La batalla que no elegimos « Actualidad24

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: