Benedicto XVI: un papado lleno de polémica y escándalos que llega a su fin


 | INFORMACIÓN |

  • Benedicto XVI volverá a ser Joseph Ratzinger a partir del 28 de febrero, cuando se haga efectiva su renuncia
  • Son varias las elucubraciones que han surgido a raíz de la inesperada renuncia del Papa
  • El papado de Benedicto XVI se ha visto, desde el principio, marcado por el escándalo y la polémica

Benedicto XVI renuncia por motivos de salud.

Benedicto XVI renuncia por motivos de salud.

La renuncia del Papa Benedicto XVI ha llenado de asombro todas las casas e Iglesias del mundo. En una época en la que parece que los orgullos reinan y gobiernan a pesar de las catástrofes y barbaries que siembran a su paso, Joseph Ratzinger anunciaba el fin de sus días como cabeza de la Iglesia Católica durante una ceremonia de canonización en el Vaticano debido a su desmejorado estado de salud y, por tanto, su incapacidad para llevar a cabo sus obligaciones de la manera adecuada.

El papado de Benedicto XVI ha durado ocho años y durante este tiempo el Papa alemán se ha visto expuesto a múltiples problemas y escándalos. Constantes luchas internas, las filtraciones de sus documentos privados por parte de su mayordomo y la polémica económica que ha salpicado al Vaticano han puesto en boca de todos a la Santa Sede y al Papa, quien desde antes de su elección ya no gozaba de un buen estado de salud y que, sin duda, los acontecimientos sucedidos no han ayudado a su mejora. Vencido por sus enemigos o no, Joseph Ratzinger muestra una clara desmejora física y se aprecia consumido, sin energías, tal y como él mismo pronunció públicamente: “es necesario el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que en los últimos meses ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado”.

Este ministerio que le  fue encomendado está débil y podrido. La divinidad y lo subjetivo de las actuaciones de aquellos que obran bajo las órdenes de Dios se han convertido en un secretismo oscuro, una imagen de rigurosa ocultación premeditada que cada día pone aun más en duda el prestigio de la Iglesia y lo que es peor para muchos, la verdadera Fe. El representante de Dios en la tierra no ha podido con ello, o con ellos, y tras ocho años marcados por la polémica ha decidido marcar distancias. ¿Será una grave enfermedad? ¿Saldrán posteriormente nuevos escándalos que le perjudiquen? ¿Será un complot por parte de terceros? O quizás, simplemente, no ha podido más. Según el padre Lombardi, portavoz de la Santa Sede, la renuncia ha pillado a todos por sorpresa pero ha dejado claro que “un pastor nunca huye de los lobos y deja el rebaño solo”, aludiendo a una posible crisis mayor en la Iglesia que haya hecho curarse en salud al Papa Benedicto XVI.

La trayectoria de Benedicto XVI comenzaba marcada por los escándalos de  clérigos y eclesiásticos acusados, no sin motivos ni sin pruebas, de pederastia. Éstos obligaron a Ratzinger a llevar a cabo numerosos intentos de limpiar la imagen de la Iglesia y a ella misma, en discursos y convenciones con los afectados, de todos aquellos que con sus actos la “humillaron” durante años, protegiendo a los culpables y lo que es peor, haciendo culpables a las propias víctimas. Sin gran éxito, el desprestigio ya existente de la institución religiosa se vio aumentado  por las fuertes críticas y acusaciones publicadas en todos los medios de comunicación de distintos países, que pusieron al Vaticano en el punto de mira y crearon graves enfrentamientos internos que, para rematar, se vieron agudizados por la filtración de documentos reservados de la Santa Sede. El entonces mayodomo del Santo Padre, Paolo Gabriele, fue arrestado y se enfrentó a varios juicios en los que, incluso, uno de sus abogados se negó a defenderle. Las constantes filtraciones sobre las miserias del Vaticano sumieron a la Iglesia aun más en una profunda crisis al mismo tiempo que las prisas por dar carpetazo a la incómoda situación dieron lugar a numerosos rumores sobre una trama más compleja de lo que podría parecer. Finalmente, y por si fuera poco, una trama de corrupción con el “banco de Dios” ha acabado con las fuerzas y, es de suponer, la paciencia de Benedicto XVI. En el mes de mayo del año pasado se hizo efectivo el despido del banquero italiano Ettore Gotti Tedeschi de la presidencia del Instituto para las Obras de Religión (IOR), es decir, el banco del Vaticano, y pocos días después se encontró en su domicilio una serie de documentos, fotocopias, informes, etc., que debían ser enviados a dos de sus amigos en el caso de morir asesinado. Esta situación hizo explotar de nuevo la burbuja de la “tranquilidad” vaticana,  esta vez a causa de la corrupción y, también, de los ajustes de cuentas y mafias.

Está claro que el último papado no ha sido muy tranquilo y, además, se debe contar con la agenda propia a seguir durante el año. La agenda de Joseph Ratzinger distaba mucho de la frenética vida de Juan Pablo II y dejaba las tardes del religioso dedicadas al estudio, una de las cosas que a partir del día 28 de febrero, día que se hará oficial la renuncia de Benedicto XVI como Papa, llenarán las horas del retiro en el que este religioso alemán permanecerá, si no hay cambios, hasta el final de sus días.

A los 85 años Benedicto XVI volverá a ser únicamente Joseph Ratzinger y se trasladará a Castel Gandolfo, una residencia cercana a Roma en la que permanecerá hasta que acaben las obras de rehabilitación de un convento de monjas situado en el interior de la Ciudad del Vaticano. Estudiará, rezará y escribirá, una actividad a la que lleva años dedicándose.

Quizás sean nuestras propias y retorcidas mentes las que no quieran aceptar los motivos de su retiro, o quizás sea que después de todo sigue habiendo indicios de que algo nuevo y problemático va a suceder. Quizás ha querido dar una lección de humildad a todos aquellos que se aferran a sus altos asientos y se niegan a agachar la cabeza ante sus errores, o quizás el representante de Dios en la Tierra sea tan humano con el resto, a pesar de todo. Sea lo que sea, volvemos a las fumatas blancas.

Anuncios


Categorías:Internacional, Opinión

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: