El camino correcto de la democracia


| OPINIÓN |

Mariano Rajoy ha comparecido hoy ante un ejercicio de no transparencia por no permitir a los medios preguntar en su intervención sobre los sobres de Bárcenas que le salpica directamente

Callar a un medio de comunicación recuerda a las épocas más oscuras de la historia española. Que un presidente del gobierno se escude entre los suyos al dar la cara ante tal escándalo que está escupiendo manchas de chapapote a todo el partido no es síntoma ni de madurez democrática, y mucho menos política. Que se escondan tras una puerta y una comparecencia, de las que más se espera, se de a través de una pantalla de televisión es denigrante para las personas que depositaron su voto en las pasadas elecciones y decidieron dar el poder al que ahora no responde ante lo que, obligatoriamente, y así hay que exigirle, ha de responder.

Que el gobierno se ría a carcajadas del significado de transparencia ante nuestros ojos no puede, bajo ningún concepto, consentirse. Hoy se ha demostrado la cobardía del gobierno ante la peor de sus crisis, y no es, en este caso, la económica. Un espectáculo con el que nos ha dejado claro que el mismo presidente gana menos en la política que en cualquiera que fuese su empleo anterior. Que ha perdido dinero, asegura. Déjelo entonces señor Mariano, si tan mal le va. No le echaremos de menos.

La ciudadanía debe tomar como un acto ejemplar el colgar las declaraciones de la renta de, al menos, el presidente del gobierno en la página web de la Moncloa. En mi ingeniudad, creía que los dirigentes de un país, como trabajadores públicos que son, deberían haber hecho tal gesto desde hace algún tiempo. Pero se ve que hay que agradecerle a Rajoy tal humildad.

Imagen de la sala de prensa desde donde los periodistas podían seguir la comparecencia del presidente del gobierno

Imagen de la sala de prensa desde donde los periodistas podían seguir la comparecencia del presidente del gobierno

¿Hay que creer a alguien que nos prometió que no subiría el IVA? ¿Que no daría dinero público a los bancos? ¿Que no recortaría en pensiones, educación y sanidad? ¿El 11M fue ETA? ¿En Irak había bombas de destrucción masiva? Es que, de nuevo, nos encontramos con una campaña de acoso y derribo de los medios contra el Partido Popular por unos papeles que él considera “apócrifos” (fingidos, según la RAE).

Hemos de entender que escudarse en los votos obtenidos hace un año con un programa electoral falso hasta el último punto es suficiente para legitimar a nuestro poder a hacer lo que le venga en gana. También hemos de entender, como aseguran todos los de este partido y de carrerilla, que los 22 millones en Suiza de Bárcenas nada tiene que ver con el PP, aunque haya sido tesorero del partido durante casi 20 años. Y que nadie sabía de la existencia de esta cantidad, y mucho menos del manejo de sobres que ya han admitido ciertas personas, como Pío García Escudero. Estas declaraciones inducen a que se deduzca la incompetencia del presidente del partido, esto es, Mariano Rajoy. O que se ríe en nuestra cara.

Debemos recordar que el poder está a nuestro servicio, no nosotros al suyo, y que éste no es el camino correcto que debe seguir una democracia. Deseo que el lunes, ante su compañera Ángela Merkel, los periodistas, a los que no dejó hoy preguntar nada, le pongan, como mínimo, la cara colorada con preguntas contundentes.

Anuncios


Categorías:Opinión, política

Etiquetas:, , , , , , , , ,

1 respuesta

Trackbacks

  1. La trasparencia del presidente « Actualidad24

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: