Varane y Özil, torre y reina del Madrid


| ANÁLISIS |

Ayer día 30 de enero, se disputaba el partido por excelencia. Madrid y Barcelona volvían a cruzarse en Copa del Rey, y el resultado fue reflejo de lo que ocurrió en el partido. Dos grandes equipos que, empleando estilos diferentes, pudieron llevarse la victoria en cualquier momento.

A priori, el Madrid se presentaba en ese partido con cierta incertidumbre, debido a las cinco bajas importantes que tenía, y más tratándose de una zona tan delicada como es la defensa. Además si se le añade que en contra se encontraba gente como Messi o Iniesta, este miedo o estas dudas, aumentaban notablemente. Para sorpresa de algunos, el Madrid no acusó esta acumulación de bajas, y desde un primer momento el choque fue una lucha de tú a tú. Y dentro de esta batalla futbolística, hubo dos soldados que sobresalieron por encima de todos, Varane y Ozil.

Varane rematando a gol contra el F.C.Barcelona || FOTO: Efe

Varane rematando a gol contra el F.C.Barcelona || FOTO: Efe

El primero destacó por la entereza con la que se tomó un Clásico contra el mejor Barça de la historia, y el segundo porque demostró que estando él en el campo, es de las pocas maneras que haya fútbol con todas las letras, en el equipo blanco. El francés Varane parecía que llevara jugando Clásicos toda la vida. Se encargó de controlar las embestidas de Messi y compañía constantemente, y más teniendo en cuenta que su compañero de faena Carvalho, no tuvo su mejor día. El portugués estuvo lento e inseguro en las anticipaciones, lo que pudo suponer su expulsión en algunas fases del partido, además de protagonizar algún despiste que pudo costar caro al equipo blanco. Le puso empeño pero en estos partidos hace falta algo más. Y de ese algo más se encargó Varane por los dos. Intratable en la carrera, desquiciante en su anticipación fugaz, elegante en la salida de balón y definitivo de cara al gol. No hubo peros ayer para Varane. Día redondo en el que se corroboró que el francés está a punto para disputar cualquier encuentro.

Empleando un símil con una partida de ajedrez, Varane fue la torre que galopaba sin cesar a lo largo y ancho del campo. Pero ya se sabe que la pieza clave para que se puedan hacer la gran mayoría de jaques, es la reina. Pues bien, en la partida de ayer también hubo una en el Madrid, el alemán Ozil. Ayer demostró una vez más que el juego blanco pasa por sus botas. Desprende calidad cada vez que toca el balón. Viendo el partido de ayer, te das cuenta de que él siempre va un paso por delante del resto en cuanto a ideas con el balón, es difícil quitarle la pelota, y si le dejas pensar tu rey está en peligro constante. Maneja el espacio a la perfección, y encuentra los huecos como nadie. Jugando en su posición, es de los pocos jugadores que se encuentran al nivel de Iniesta. Además, aún sigo sin entender a aquellos que dicen que le falta físico. El recorrido que realiza Ozil en cada partido es tremendo. Busca la pelota porque sabe que es él quien tiene que sacar las castañas del fuego, y no se tiene que olvidar que corriendo con el balón también se cansa uno. Y está claro que el que más corre con balón en el Madrid es Ozil.

Özil controlando un balón ante la marca de Busquets.

Özil controlando un balón ante la marca de Busquets.

Como no podía ser de otra manera, y aunque pareciera difícil debido a la posición que ocupa Varane, fueron la torre y la reina madridista quienes hicieron el jaque mate al conjunto azulgrana. Una conexión por la que nadie apostaría antes de empezar el partido. Pero así fue, después de la gran actuación de los dos, quien mejor que ellos para que culminaran este día redondo. Ozil pone un centro medido desde la parte derecha, y Raphael Varane, con señas del poderío físico que le caracteriza, se eleva en el aire para ejecutar un testarazo que cualquier nueve del mundo firmaría.

Fuerza y contundencia. Calidad y elegancia. Varane y Ozil. Dos jugadores que mantuvieron el equilibrio del equipo blanco para que el Barça no sentenciara la eliminatoria. Buen partido el de ayer, en el que se tuvo la tensión y emoción necesaria para este tipo de encuentros. Un empate entre estos dos grandes del fútbol, que deja abierta por completo la vuelta en el Camp Nou. Veremos si la torre y reina merengue vuelven a ser decisivos en el próximo duelo.

Anuncios


Categorías:Fútbol

Etiquetas:, , , , ,

1 respuesta

  1. Lo de la falta de físico de Ozíl viene determinado por la tarea que le encomienda Mourínho, recibe el balón demasiado lejos de la frontal del área que es a mi modo de ver el lugar que mas domina y donde, con frescura de piernas, seria arrebatador. No es falta de físico, aunque no le vendría mal trabajar la velocidad, es exceso de trabajo,nadie le pide a Arbelóa que de el perfecto ultimo pase.
    Un buen tema de debate sera como combinar la defensa entre los tres “centrales”, Varane, Pepe y Ramos, te animas.

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: