“Rato a Telefónica, empleados a la calle”


| OPINIÓN |

Las entidades bancarias españolas nacionalizadas han convocado una huelga general en el sector para el próximo 6 de febrero. Se trata de la primera huelga en veinte años. ¿El motivo? Cerca de 15.000 personas se quedarán sin su empleo

"Rato a Telefónica... Empleados a la calle", indignación frente a Bancaixa.

Indignación frente a Bancaixa / FOTO: El País

“Rato a Telefónica, empleados a la calle…” es solo una de las muchas frases que manifiestan los afectados. Unas 15.000 personas despedidas bajo la nueva reforma laboral del popular –no de cualquier forma-. Sus salidas ven reducido su coste a 20 días por año trabajado con un tope de 12 mensualidades. A esta medida le acompaña la rebaja de los salarios entre un 40% y un 50%. Es, simplemente, lo que pueden declarar las empresas que acrediten que sus ventas o ingresos han disminuido durante tres trimestres consecutivos.  Las mismas empresas que han indemnizado a sus ex directivos con 300 millones de euros, como es el caso de Bankia, una cantidad similar a la que suponen sus despidos.

La convocatoria llama al 25% del sector con el objetivo de reducir al máximo esa cifra desorbitada.  Y es que el abaratamiento de los despidos no se queda ahí.  Reducción de la aportación a los planes de pensiones, reducción de las condiciones para acceder a financiación o recortes en los capítulos de coberturas de riesgo por invalidez o fallecimiento son otras de las formas que planean los bancos para sus empleados.

Convocatoria que las entidades no están intentando evitar, negándose a negociar. Y todo porque el dinero inyectado desde Europa así lo exige. Duros recortes en oficinas y empleados, que deben aplicarse también en relación con la reforma laboral. Esta es la dureza con la que Bruselas pide que se trate a los trabajadores, y así lo cumple la banca. Una huelga en el momento que atraviesa el sector financiero del país puede suponer una brecha social para España. Razón que le da aliento a los afectados para continuar con las movilizaciones. El cierre de tantas sucursales provocará una exclusión financiera y la posible creación de un oligopolio, disminuyendo así la competencia en el sector.

Bankia, NGC y Banco de Valencia seguirán sufriendo las consecuencias de su mala gestión en los últimos años. Y cuando digo el verbo sufrir, hago alusión a un sujeto que tiene como nombre el de esos 15.000 despedidos, el de los clientes que han perdido su dinero o sus casas y el de los trabajadores que continuarán en las entidades sufriendo recortes durante, al menos, los últimos tres años.

Anuncios


Categorías:economía

Etiquetas:, , ,

3 respuestas

  1. Buen articulo, los malos siempre tienen razón y no se mueren nunca, los buenos son más felices.

  2. Los ricos siempre son más ricos y los pobres más pobres, esa es la ley.

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: