Robin Van Persie, he scores when he wants


| REPORTAJE |

  • Tras su fichaje por el Manchester United, Robin Van Persie se ha convertido en el sustento de la plantilla entrenada por Alex Ferguson
  • Junto a Chicharito Hernández y Wayne Rooney, está tirando del carro de un equipo que gana por inercia y que está en la lucha por todo, una temporada más

En el fútbol advierten que, el camino más fácil hacia el gol, es el desacierto rival. Que un balón no puede besar la red si el equipo rival no ha cometido un pequeño fallo. Ese fallo puede ir desde salir medio segundo tarde a una marca, hasta a habilitar un fuera de juego. Sin errores, dicen, el fútbol sería un constante 0-0.

En estas estancias, hay un futbolista que, por un lado sobresale en esa faceta de los fallos rivales y, por otro, dinamita esa opinión de algunos iluminados que ven en el fútbol un deporte meramente táctico y no técnico.

Él es Robin Van Persie, reciente fichaje del Manchester United, que con una asociación endiablada con Wayne Rooney y Javier Hernández, está echando por tierra esas teorías rocambolescas. Se aprovecha de los errores, sí; pero también es capaz de producir peligro aunque la jugada no la lleve. Aunque la defensa esté bien situada. Aunque los marcadores hagan su trabajo en el segundo exacto. Aunque el portero rival vuele de un palo a otro. El rey midas de Álex Ferguson, convierte en gol todo lo que toca.

El artista de los tobillos de cristal, como se le conocía en Inglaterra, dejó de lado la fama que le otorgaban los medios ingleses, que afirmaban que salía a baja por golpe. Algunos ven en la Vitamina D que toma para fortalecer sus maltrechos huesos o las plantillas que usa para compensar la diferencia de altura de sus gemelos, uno de los causantes del buen estado físico actual del holandés.

Van Persie celebrando un gol. | FOTO: Fox Sports.

Van Persie celebrando un gol | FOTO: Fox Sports

También ha cambiado de posición. Puede que eso le ayude a tomar confianza y a sentirse más importante metiendo más goles. Juega de falso 9, como Leo Messi en el Barcelona y, eso le permite entrar más en contacto con el balón y llegar al área por sorpresa.

Nacido en un barrio de Kralingen, Rotterdam, es hijo de un escultor y una pintora. Bonito paralelismo teniendo en cuenta lo que esta temporada está realizando en Old Trafford el bueno de Robin Tiene, además, dos hermanas que se dedican al arte. ‘’Yo era muy malo con las manos, asi que me dediqué al fútbol, que también puede ser un arte’’, llegó a decir Van Persie.

Futbolista desde el mismo instante de su nacimiento, cuando aún dormía en cuna, Van Persie debutó en el Feyenoord holandés con 17 años y se marchó cuatro después, tras una pelea con el entrenador Van Marwijk, actual seleccionador de Holanda, que le castigó varios partidos por no realizar correctamente un calentamiento.

Llegó al Arsenal, rescatado por el cazatalentos Arsene Wenger, pero le costó mucho encontrar un hueco. Primero fue José Antonio Reyes el que nubló su progresión. Jugando como extremo se ganó a la afición, pero resultó muy inconstante debido a su fragilidad física, antes mencionada. Su ex compañero y amigo, Cesc Fàbregas, afirmaba que ‘’ha tenido mala suerte con las lesiones’’. La grada del Emirates empezó a tildarle de individualista, algo que no casaba con la filosofía de pase del Arsenal. Se marchó Bergkamp, emigró Henry, desapareció Adebayor y Bendtner no fue lo esperado. Tantos futbolistas pasaron que Wenger tuvo que utilizarlo de delantero centro, fijando las marcas y siendo el punto y final del juego colectivo del que carecía, soltandole en el remate y exigiéndole menos en el pase. Una apuesta que secundó Van Marwijk en la selección, pero que ahora no le acaba de seducir del todo, toda vez que Huntelaar, ariete por definición, ha recuperado el protagonismo, que no gol porque nunca lo perdió.

Van Persie tras marcar un tanto. | FOTO: BBC Sports.

Van Persie tras marcar un tanto | FOTO: BBC Sports

Su llegada al Manchester le otorgaba, por fin, la oportunidad de luchar por títulos todas las temporadas y de sentirse una parte fundamental de un equipo campeón. Y lleva camino de serlo.

Hace tiempo que al Manchester United no le importa destilar un juego menor, al menos en cuanto a estética. Le alcanza con reforzar la zaga y salir endiablado al contragolpe, táctica que ya le fue de cine al equipo en la década de los 90, cuando contaba con Dwight Yorke y Andy Cole en el frente de ataque, delanteros infalibles en el remate. Ahora, Ferguson utiliza a Rooney y Van Persie, pero nos los alinea en línea, sino que prefiere poner a Wayne detrás del holandés. Uno asiste y el otro pone el chut. No necesitan más. Les ha bastado un puñado de partidos para entenderse, haciendo buena esa teoría de que los buenos siempre pueden estar juntos menos en el banquillo, castigo para Chicharito, que está de dulce pero lidia con dos animales futbolísticos.

No en vano, desde los medios ingleses empiezan a señalar a Robin como el sustento absoluto del líder de la Premier League. Una presión que ya tuvo en un Arsenal venido a menos. Él pone los goles y, el resto, se dedica a darle los balones. Suficiente por el momento, aunque queda la parte dura de la temporada.

De una forma u otra, el holandés ya ha calado hondo en la afición red devil y promete, a base de juego y goles, seguir con esta dinámica tan positiva. Está hambriento de títulos y, en Old Trafford saben que el camino más fácil al gol, es RoWIN Van Persie. Él marca cuando quiere.

Anuncios


Categorías:Fútbol

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: