Asedio a Sarajevo a ritmo de Nirvana


| CRÍTICA |

Decía el conocidísimo reportero gráfico Robert Capa que el momento más feliz de su vida iba a ser cuando se quedara sin trabajo, cuando los horrores de la guerra se esfumaran y ningún periodista tuviera la necesidad y la obligación de contarlo. Cuando la humanidad hubiera aprendido la lección que tantos años de dolor nos han costado. Pero parece que rápido nos olvidamos. El ser humano se mueve entre su deseo de armonía y su tendencia a controlarlo todo, y esto trae consecuencias, no siempre palpables, heridas que desgarran por dentro y condicionan hasta el último de tus días.

Gemma y Diego

Gemma y Diego

Gemma (Penélope Cruz) es una joven estudiante italiana que va a Bosnia-Herzegovina (antigua Yugoslavia) para realizar su tesis, en los albores de los Juegos Olímpicos de 1984. Gracias a Gojco (Adnan Hasković), su guía en el país balcánico, conocerá a Diego (Emile Hirsch), un fotógrafo americano del que se enamora y con el que conocerá la luz de la vida y la oscuridad de la muerte.

Con la Guerra de Bosnia (1992-1995) como telón de fondo, y más concretamente el asedio a la ciudad de Sarajevo, donde murieron 11.541 personas, el director italiano Sergio Castelitto nos trae “Volver a nacer”, una historia – aunque ponerle etiquetas es banalizarla en cierto sentido- de guerra, sueños truncados, muerte de personas inocentes y amor espontáneo y carnal que te libera y condena a partes iguales.

Y es que el filme de Castellitto, basado por cierto en una novela de su mujer Margaret Mazzantini, tiene a priori todos los ingredientes para ser una historia lacrimosa más, sobre un amorío con la guerra como telón de fondo. No es el caso. Al director se le ha ido un poco la mano con la duración de la película, quizá por querer abarcar demasiado, quedando un oleaje de momentos que vienen y van en intensidad y capacidad para atraer la atención del espectador.

No es menos cierto que regala momentos de una arrolladora humanidad que conmueven y otros que te hacen avergonzarte de las barbaridades que ha hecho el ser humano a lo largo de la historia, al mismo tiempo que te preguntas, ¿por qué la Guerra de Vietnam, por ejemplo, la he visto un billón de veces en películas, y de un conflicto como el bosnio, en Europa, a la vuelta de la esquina y tan cercano temporalmente, no estoy todo lo informado que debiera?

Gemma con su hijo durante la Guerra Bosnia

Gemma con su hijo durante la Guerra Bosnia

Penélope Cruz es a Gemma lo que Gemma a Penélope Cruz, probablemente porque el embarazo reciente de la actriz le ayudó a interpretar al personaje, al mismo tiempo que se lo impedía. La razón, como persona acaba de ser madre, como personaje, está obsesionada con tener un bebé porque la naturaleza le ha hecho estéril.

Mención aparte se merece Diego, interpretado por Emile Hirsch, un terremoto de vitalidad con ganas enormes de comerse el mundo, que se va desinflando con el tiempo y los golpes de la vida, pero que en ningún momento deja de amar a su Gemma -<<Las historias de amor raras son las mejores>>, le dice el uno al otro-, que le hace mejor persona, que le permite seguir adelante con un objetivo, que le acompaña cuando la guerra -maldita guerra- marca su alma y sabe que nunca jamás volverá a ser el mismo.

Diego sabe que su vida nunca más será igual tras el conflicto en Sarajevo

Diego sabe que su vida nunca más será igual tras el conflicto en Sarajevo

Parece que Penélope Cruz ha introducido a su hermano Eduardo Cruz y de qué manera, pero es que el chico vale, y sólo hace falta escuchar la banda sonora de “Volver a nacer”, que acompañada de pelotazos como “Something in the way” de Nirvana, crea un collage musical algo irregular pero adaptado de forma natural a cada momento del filme.

A ratos dinámica y sobrecogedora, a ratos anquilosada, llena de lugares comunes y algo tediosa, pero “Volver a nacer” es siempre esperanzadora. A pesar de que la guerra se lleva la sincera relación de Gemma y Diego, a pesar de que marca inevitablemente la vida de los que la sufrieron, a pesar de que trae a la memoria la absurda y destructora fuerza de la muerte, Castellitto regala un mensaje de ligazón humana que no entiende de muros y trasciende a los tiempos, los conflictos y las personas.

Anuncios


Categorías:cine & TV

Etiquetas:, , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: