Stanley Matthews, el primer Balón de Oro


| REPORTAJE |

  • Estamos en el sprint final para conocer al ganador del Balón de Oro del año 2012. Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Andrés Iniesta lucharán por el ansiado trofeo
  • Un premio entregado desde hace más de 50 años por la revista France Footall y que ahora se encarga de dar la FIFA con votaciones entre capitanes, seleccionadores y periodistas

Corría el año 1956, cuando el panfleto antes mencionado buscaba un ganador al mejor jugador del mundo de aquella época. Muchos eran los candidatos. Por allí ya asomaba Alfredo Di Stéfano, que fue segundo o Raymond Kopa, tercero. Pero había uno que sobresalía por encima del resto. Ese era Stanley Matthews, un jugador de 41 años que por entonces militaba en en Blackpool F.C. de Inglaterra.

Nació en Hanley, Stoke on Trent, en Febrero de 1915. Su padre fue un boxeador de peso gallo, algo que intentó inculcar desde el primer momento al joven Stanley, que se levantaba a las seis de la mañana para hacer una tabla de gimnasia antes de dirigirse al colegio. Siempre buscaba cualquier mínimo rato para estar en contacto con el balón de fútbol. Su progenitor no veía un futuro rentable para su pequeño. Eso sí, acabo accediendo años más tarde con una condición. Debutar en la selección colegial inglesa antes de los 15 años, de lo contrario, lo dejaría. El repliegue en la idea de su padre, se lo debió a su madre.

stanley-matthewsMatthews en el Blackpool.

Matthews lo consiguió. Con 16 años ya estaba jugando con el Stoke City en la Segunda División inglesa y, un año más tarde, haría su debut oficial con la selección inglesa de Gales, marcando incluso un gol.

Su juego se llevaba a cabo en la banda derecha. Con una habilidad impropia en la época, sacaba regates donde no había nada y estremecía a un público acostumbrado al pelotazo y a la rapidez en el juego. Fue el primer futbolista en cuidar el balón en el país inglés. En pensar antes de correr. En regatear antes de disparar.

Bien es cierto que los críticos no estaban del todo conformes con su juego. ‘’Permite a la defensa rival reagruparse’’, decían. No les faltaba razón. Pero Stanley se la quitaba volviendo a desarbolar esa misma línea con regates exquisitos y centros envenenados. Le apodaban ‘’El Mago del Regate’’. Como anillo al dedo.

Tuvo discrepancias con los directivos del Stoke City. Estuvo a punto de marcharse del club de su ciudad, pero la afición se manifestó a su favor y eso le hizo replantearse las cosas para que se decidiese quedar.

Tras una lesión de rodilla, en 1946 y tras acabar la Segunda Guerra Mundial, recaló en las filas del Blackpool a la edad de 31 años. El Stoke decidió venderle, con las dudas en el aire de si recuperaría su nivel anterior, por una cifra récord en los tiempos de entonces. 11,500 libras.

Allí consiguió vivir una de las tardes más gloriosas que se le recuerdan en su carrera. Era la final de Copa y su equipo perdía 3-1. Con las palabras de un resignado padre que le advirtió que no podía retirarse ‘’sin ganar la medalla de plata como campeón de la FA Cup en Wembley’’, llevó a su equipo a la remontada por 4 goles a 3. Esa noche sería recordada para siempre como ‘’La final de Matthews’’.

Estatua dedicada a Stanley.Estatua dedicada a Stanley.

Ya con 40 años, en 1945, y tras un partido horrible ante Gales en el que Inglaterra perdió, se vio apartado para siempre de la selección. Incluso un columnista del Daily Herald, Scottie Hall, afirmaba con rotundidad que ‘’esta postergación es un desastre. Hay gobiernos que han caído por menos. Siempre recordaremos a Matthews, mientras que el nombre de los que han tomado esta decisión serán, Dios sea loado, olvidados en el tiempo. Esta postergación es el acto más inelegante jamás cometido en nuestro fútbol’’.

Pero en el mes de Mayo del año siguiente, el técnico Walter Winterbotton, pidió su regreso para un partido contra la selección brasileña en Wembley. Inglaterra venció 4-2 y en todos los tantos, Stanley regaló a los espectadores jugadas que quedaran para siempre impregnadas en las retinas de los que lo vieron. Fue uno de sus mejores partidos.

A la hora de elegir el primer ganador del Balón de Oro, Matthews, con 41 años, obtuvo 47 puntos. 2 más de los que consiguió la estrella del Real Madrid, Alfredo Di Stéfano, campeón ese año de la Copa de Europa y 14 y 15 más que Kopa y Puskas, que fueron los siguientes, también madridistas.

Y, aunque parezca una auténtica locura, Stanley continuó con su carrera a los 50 años. Hoy, es recordado con el honor que durante 24 años de éxitos y fracasos se ganó en su carrera futbolística. Nunca jugó la Copa de Europa, pero tampoco le hizo falta. Falleció hace 13 años, en el 2000, pero ha dejado un legado imposible de igualar. Ser el mejor jugador del mundo a los 41 años, 17 más que, por ejemplo, Lionel Messi.

 “La victoria sobre el contrario se basa en la superioridad técnica, pero sobre todo en la superioridad moral”.

Anuncios


Categorías:Deportes, Fútbol

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: