Albert Montagut: “No seais informadores, luchad siempre por ser periodistas”


| CRÓNICA |

Albert Montagut realizó una charla dirigida a los jóvenes estudiantes de periodismo cargada de grandes consejos para la profesión

El pasado 12 de diciembre, de la mano de los profesores Agustín Martínez de las Heras y Arturo Gómez, se presentó en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense el nuevo libro de Albert Montagut: New Paper (cómo la revolución digital transforma la prensa).

000032679_1_la_foto

Albert Montagut

Montagut, antiguo corresponsal de El País en Washington, director del periódico ADN hasta su cierre y autor de Fe de errores (Temas de hoy), ha colaborado en este libro con  Pedro J. Ramírez (El Mundo), Juan Luis Cebrián (El País), José Antich (La Vanguardia), Antonio Franco (El Periódico), José Antonio Zarzalejos (ABC), Gumersindo Lafuente (funfador de soitu.es), Mario Tascón (socio director de Prodigioso Volcan) , Juan Varela (autor de periodistas21.com) y Txema Alegre (periodista en LaVanguardia.es). El tema principal de NewPaper es lo que el autor denomina “la tercera crisis del periodismo“, la llegada de las nuevas tecnologías. En el ensayo analiza cómo ha evolucionado el periodismo desde la época de los 80.

Al contrario que su anterior libro, éste no está dirigido a los jóvenes estudiantes de periodismo, sino a las empresas informativas y al mundo de la información.  “Lo que intentaría hoy es que cuando terminemos la charla hayamos hablado de algo fundamental, en mi vida y en nuestro entorno, el periodismo. No información, sino periodismo. Os intentare explicar que es para mí el periodismo; el periodismo es algo por lo que realmente vale la pena luchar. Es una forma de vida, no un lugar para ganar muchísimo dinero (aunque algunos compañeros ganen muchísimo dinero)” Con estas palabras comenzaba Montagut la conferencia en la sala azul de la facultad, que duró aproximadamente una hora y cuarenta minutos.

“Una de las cosas más difíciles que hay es saber qué es el periodismo, o saber realmente lo que es la información. ¿Es una tontería lo que os digo? No, no es ninguna tontería…  Yo llevaba ya dos años trabajando en un periódico pero no sabía lo que era la información, no sabía lo que era el periodismo” . El autor, sabiendo que en su mayoría los presentes en la sala eran alumnos, comenzó explicando los pilares en los que él mismo se apoya cuando habla de periodismo, aconsejando que los estudiantes hicieran lo mismo.

Para definir qué es el periodismo Albert memoró una vivencia personal de su juventud, cuando él trabajaba haciendo carteleras en un periódico. Paseando por la calle, justo en frente del hotel Majestic de Barcelona, un joven con una herida de navaja en el abdomen le pidió ayuda. Con la cooperación del portero del hotel, le introdujeron dentro del edificio y cuando el joven parecía en buenas manos el autor de marchó. Dos días más tarde el director del periódico, en una charla, les dijo a los colaboradores que era una vergüenza que en este periódico no se hubiera informado sobre el joven acuchillado en el Paseo de Gràcia. “Fue entonces cuando me di cuenta de lo que es el periodismo; explicar lo que te sorprende“.

“Periodismo es seguir la información, apoyar la información que os llegue y apoyarla con datos que solo tengáis vosotros. Esta profesión lo que os requiere es una dedicación  vocacional  con mucha ilusión, una vocación que os lleva a trabajar muchas horas, a seguir la información hasta que creéis que realmente tenéis toda la información y entonces explicarla.”

“El gran privilegio que tiene esta profesión no es la firma, es el privilegio que socialmente vais a tener el poder de explicar las cosas que os interesan a vosotros”

Albert insiste en diferenciar entre información y periodismo, de forma que separa al informador, que es aquella persona cualificada que transmite la información que le llega a sus destinatarios, mientras que el periodista es aquel que busca, redacta, investiga y “reportajea” la información.  “El plus que le deis de esfuerzo personal, de interés, de curiosidad a la noticia es la diferencia que hay entre información y periodismo”.

“La información es fundamental. Una sociedad moderna no puede vivir sin información, contrastada, veraz, honesta. La información es básica y vosotros jugáis un papel muy importante en que nuestra democracia y que nuestra sociedad sea equilibrada si vosotros hacéis bien vuestro trabajo. Pero el periodismo son muchísimas más cosas”. El autor englobó  con este último párrafo, de forma astuta, a todos los periodistas en el mundo, no solo a los jóvenes.

Albert Montagut contó un poco de historia de periodismo, comenzando por destacar y leer la primera enmienda de la constitución de EEUU, y el artículo 20 de la Constitución Española, insistiendo en que se debe leer, ya que hay profesionales con muchos años de carrera que no lo han hecho.

El periodismo es una herramienta democrática y de vigilancia de los poderes en el sentido de que el periodismo está para fiscalizar”Montagut comenzó así a explicar que la profesión está en crisis. La crisis económica está dejando al descubierto lo que él considera la crisis del periodismo. Crisis que es provocada por la politización de los medios. El periodismo de declaraciones inunda las redacciones, lo político es lo que manda y el reporterismo queda a un lado. El periodismo de calle desaparece.

“El periodista tiene que ser político pero desde fuera de la costa, no desde dentro”, dice Montagut. “La politización sobre los medios, al ser un negocio, se crean para dos cosas: para ganar dinero y para tener influencia. Eso es así y ha de ser así, no pasa nada. El problema es que el compromiso del editor debe ser que, haciendo medios para ganar dinero y tener poder, sea justo” Además, resumió citando al periodista conservador alemán Axel Springer, que decía “en mi opinión los periódicos deben compartir la política pero no hacer política. El rol de los periódicos es seguir la actividad política, explicarla, criticarla y promoverla pero no participar en ella como uno más”.

Se habló del informe  Leveson en Inglaterra,  donde se intenta explicar las prácticas ilegales que se realizaron en la crisis de New of the World y la crisis de Rupert Murdoch. El primer punto de este informe menciona que “el  primer control de la prensa tiene que ser el propio periodista“.

Albert continuó hablando de cómo nació El Mundo, que criticaba los errores del gobierno socialista, y el resto de periódicos, que defendían al gobierno. Una guerra que provocó, entre otras consecuencias, que muchos periódicos, más allá de contar la verdad, intentaran contar la tesis que favorecían a su política. La objetividad se pierde.

2012-12-12 12.39.16

Agustín Martínez de las Heras, Albert Montagut y Arturo Gómez Quijano durante la presentación de NewPaper en la Facultad de Ciencias de la Información

“Es la línea editorial lo que marca diferencias culturales, políticas o de intereses de los medios, pero no la información. En España lees noticias cuyos titulares son diferentes dependiendo del medio que elijas. La politización intoxica el periódico de manera excesiva. En Estados Unidos un republicano de Nueva York compra el New Yor Times. Sabe que es un periódico liberal, pero se cree lo que publica en sus áreas de información. Un liberal de Manhatan compra el Wall Street Journal porque se lo cree […] En este país la compra de un periódico evidencia clarísimamente la tendencia política de la persona. Esto no es malo del todo, pero sí es malo si los medios no garantizan una objetividad en las noticias”.

La falta de transparencia en España contribuye la creencia de que la prensa debe independizarse del poder político. Los periodistas deben saber que pasa en su empresa para no llevarse desagradables sorpresas. “La empresas deben de ser honestas con sus periodistas y explicar los números” . De ésta forma, el periodista no tiene que preocuparse por las cuentas, tiene que estar atento al periodismo en sí.

No poder asegurar noticias objetivas al lector, la crisis de identidad profesional, descenso de difusión, la caída de la publicidad, perdida de fidelidad del lector, fragmentación de la audiencia en otras plataformas, poca originalidad, falta de inversión en el propio producto, escasa información propia, demasiada información de agencias, exceso de promociones comerciales para vender periódicos, falta de exclusivas… todo ello lleva a la segunda crisis, la crisis del periodismo.

Para explicarlo el autor volvió de nuevo a usar una anécdota de una noticia donde dos presos se contagian de leptospirosis y los titulares que cubrían la noticia eran “Hay ratas en la cárcel“. “Si todo el mundo publica que hay ratas en la cárcel, pero tú vas a la cárcel a hablar con el director y publicas que estos presos estaban intentando escapar a través de un túnel en las alcantarillas infectado de ratas, esto es un momento de periodismo”.

“El criterio del periodismo es comprobarlo todo, hasta el último detalle si tienes tiempo”

En esta crisis se ve la falta de periodismo de calle, de verificación propia, de fuentes fiables. En otra anécdota el autor nos cuenta como The New York Times encontró recientemente un error en las cuentas de un estudio sobre divorcios en la población española realizado por el Ministerio de Justicia. Este dato erróneo se publicó en todos los grandes periódicos españoles.

“En cuanto a la escritura no hay que ser un gran literario, pero si hay que ser un periodista que esté interesado en contar las cosas de forma diferente […] el reporterismo hay que recuperarlo como sea, no puede ser que solo esté en el frente de batalla”, contaba Albert memorando a un periodista que murió en la guerra. El autor nos cuenta que siempre es más difícil cubrir un atentado en Barcelona que asistir a las ruedas de prensa de la White House. “Incluso desde el punto de vista periodístico os digo que es más glamuroso“.

Finalizando con la explicación de la segunda crisis, Albert pidió una horizontalidad en las noticias. Dar la misma prioridad  o incluso más, a las noticias de interés antes que a las noticias rentables. “Los norteamericanos han empezado a hablar de nuestra crisis en primera página antes que nosotros, de una forma más horizontal, más humana, contando qué le está pasando a la gente. Nosotros comenzamos a hablar de ello cuando un concejal del país vasco se ha suicidado, cuando llevamos 5 años con desahucios”.

La tercera crisis es la provocada por la llegada de Internet. A la vez que ha aumentado por millones las posibilidades, también ha dejado una cicatriz en el periodismo tradicional. “Internet nos ha cambiado la vida para bien. En información no nos puede ofrecer otra cosa que ventajas. Pero la palabra mágica no es tecnología, es periodismo”, éste es el tema principal que trata NewPaper.

“En Nueva York ya no hay periódicos, todo el mundo va con una tableta electrónica. El New York Times ha desaparecido de las calles, ya no se ve en el metro. En Reino Unido el papel aún sigue en las calles, aunque tiene acceso a las tecnologías. En Alemania, una sociedad también muy avanzada, aún se usa el papel, se están protegiendo, y han creado una ley para protegerse de que Google no les piratee las noticias. En Seul no existen los periódicos, todo el mundo tiene una tableta, pero en vez de usar wifi, reciben una señal de televisión”. En una entrevista realizada por La Vanguardia, publicada el 25 de noviembre, el autor decía “el iPad cambia culturalmente muchas cosas, como también lo hizo el iPod, que cambió la forma de comprar y vender la música. El iPad cambiará la forma de comprar y vender información”. Las tabletas son el futuro de los periódicos que se ven por las calles y en el metro, la propia portada del libro demuestra la idea, y también el autor resalta la importancia de los dispositivos portátiles y la necesidad que los medios tienen de crear plataformas adaptadas correctamente para estos dispositivos y el disfrute del usuario.

images

Portada de NewPaper

En cuanto a España Albert Montagut explica que el desenganche del papel será proporcional  a nuestro avance económico y en función de nuestro avance de Internet. “Pagamos más que nadie en Europa por Internet y somos los que menos velocidad tienen”.

En el nuevo escenario, el autor dijo que hay que revisar todos estos errores y reconocerlos. Unos lo harán, otros no. Habrá menos diarios que serán rentables y sostenibles, las redacciones tendrán que saber sobre su negocio, habrá cabeceras de pago y gratuitas, se protegerá a Google, y los diarios, mientras vivan, deben tener menos páginas, ser más horizontales y complementarse con la tecnología.

Al finalizar la explicación de la tercera crisis Albert Montagut se volvió a dirigir a los alumnos: “en algún momento, de manera mágica (y digo de esta manera porque a todos nos ha pasado) entrareis a trabajar en un medio de comunicación, y este será un medio de comunicación digital. Lo importante es el individualismo; nadie os va a ayudar, nadie, es así. Sois vosotros los que tenéis que entender  el periodismo y luchar contra el jefe de sección, el redactor jefe, el director… siempre os digo lo mismo […] no todos entrareis en una redacción. Hay muchos sitios donde trabajar en el mundo de la información, y todos ellos honorables. Estés en un gabinete o no, la honestidad, la objetividad y la veracidad es fundamental. En el mundo de la comunicación hay que invertir en periodismo. Lo único que os va a separar del que tenéis al lado es la formación constante que tengáis, el interés por la vida, el conocimiento global de las cosas y fundamentalmente la dedicación. No seas informadores, luchad siempre por ser periodistas.

Albert cerró la conferencia, contando que una estudiante, asistente a una charla similar en el colegio de periodistas de Barcelona, investigó la historia del chico apuñalado en frente del hotel Majestic. Esta estudiante encontró que el joven no murió, y el accidente ocurrió el 24 de junio del 78. “Lo cojo como un ejemplo de gran error, en el que esta chica me pone en mi sitio por no haber hecho bien mi trabajo, y me hace una amenaza peor diciéndome que “habrá más”. Demuestra claramente que en periodismo, si hay alguien que lo hace mejor que tú, te destroza”.

Anuncios


Categorías:Cultura

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

4 respuestas

Trackbacks

  1. Albert Montagut, ‘Newpaper. Cómo la revolución digital transforma la prensa’. | Producción Periodística Grupo 21
  2. Producción Periodística
  3. GRUPO 17
  4. Arsenio Escolar, director de 20Minutos, participa en #NewPaperUCM « Actualidad24

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: