Johan Cruyff. La cantera por bandera


Hendrik Johannes Cruijff, más conocido como Johan Cruyff, fue un futbolista holandés de talla mundial. Ganador del balón de oro en 3 ocasiones (1971, 1973 y 1974), es considerado uno de los baluartes más grandes del planeta fútbol. Pero no estamos aquí para hablar de sus habilidades con el balón en los pies, que fueron innumerables, si no para comentar su estancia en los banquillos y qué fue lo que hizo para dar un giro de tuerca a este deporte.

Poco después de su retirada de los terrenos de juego, en la temporada 84-85 entró a formar parte de la disciplina del Ajax de Amsterdam como director deportivo y un año después lo haría como entrenador. Con unas ideas muy claras y una política futbolística cimentada en la cantera, trató de ofrecer una filosofía de juego  lo más ofensiva posible. Su sistema de juego era tanto novedoso como arriesgado. El 3-4-3 de Cruyff fue mundialmente famoso en los años 90. El riesgo que se generaba colocando tan sólo 3 defensas se equilibraba, y de que manera, con un poder ofensivo devastador. Fruto del trabajo que realizó en el equipo holandés, llegó la oleada de jugadores que harían ganar al Ajax la Champions League de 1995 (los hermanos De Boer, Davids, Seedorf…). Pep Guardiola y Johan Cruyff

En 1988 fue contratado por el F.C. Barcelona, y como le ocurrió cuando llegó al club catalán de jugador, el equipo estaba inmerso en una crisis institucional grande. Sus dos primeros años fueron algo convulsos, y aún así fue capaz de ganar una Recopa y una Copa del Rey. Con su puesto de banquillo en el aire, el holandés decidió fichar a Michael Laudrup, sin suerte en la Liga Italiana y por el que nadie daba un duro. Con paciencia y una dedicación minuciosa a la cantera empezaron a llegar los éxitos.

El Barça se haría con 4 títulos de Liga consecutivos (de 1990 a 1994), con la ayuda entre otros de Hristo Stoitchkov. La mayoría de esos trofeos aún son recordados. Como las dos Ligas arrebatadas al Real Madrid en la última jornada tras perder contra el Tenerife o la que ganó ‘in extremis’ al Deportivo de la Coruña con aquel fatídico penalti errado por Miroslav Djukic contra el Valencia.

Pero si hay un título que recuerdan con especial admiración los aficionados culés, fue la primera Liga de Campeones de la historia del club, conseguida en el mítico estadio de Wembley ante la Sampdoria en el minuto 111 de la prórroga. Un lanzamiento fuerte y colocado de Koeman desde la frontal del área que superó la barrera para impulsar al denominado en aquella época como ‘Dream Team’ a la cima del fútbol. Volvería a llegar en 1994 a la final de la Liga de Campeones, pero con menos suerte Enfrente estaba el Milán de Sacchi que le endosó un doloroso 4-0. Los buenos recuerdos de esa temporada, eso sí, vinieron marcados por el fichaje del astro Romario y por el 5-0 suministrado al Real Madrid en el Camp Nou.

Tras ese resultado, el equipo catalán necesitó una renovación de la plantilla, por lo que Johan decidió subir una nueva generación de canteranos que emularan a los Josep Guardiola, Albert Ferrer o Guillermo Amor. Aparecieron en la palestra Iván de la Peña, Celades, Roger García o su propio hijo, Jordi Cruyff. No salió como se esperaba y esa temporada no consiguió ganar ningún título, además de la devolución del 5-0 por parte del Real Madrid.

En la temporada 1995/96 y tras la contratación de Luis Figo, el Barça volvió a quedarse en blanco. A falta de 2 jornadas el entrenador holandés fue destituido de su cargo tras una discusión airada con el entonces vicepresidente Joan Gaspart.

Lejos de todo lo que consiguió o dejo de conseguir como ‘coach’ culé, Johan Cruyff dejó al fútbol en general y al Barcelona en particular, una filosofía deportiva que aún perdura.

Filosofía.

Si método de trabajo estaba basado en el juego ofensivo y en el control del balón conpaginado con las innovaciones sobre el campo. Para él ‘’un equipo se construye desde el centro del campo, con jugadores capaces de mover el balón rápidamente, que ofrezcan asistencias a los delanteros y sepan llegar a posiciones de ataque desde atrás’’.

Johan Cruyff treinador do Barcelona bEsta idea fue llevada hasta el fin de los días de Johan. Con su indiscutible 3-4-3, jugando con dos extremos abiertos, sin un delantero centro fijo y con un centrocampista como hombre más retrasado, los primeros años fueron difíciles en la adaptación. ‘’Me llamaban extraño’’, llegaba a decir el holandés. Según Guillermo Amor, además, la gente ‘’parecía sorprendida’’. Y lo cierto es que el conjunto culé atacaba con muchos hombres pero también permitía muchas ocasiones de gol en contra. Pese a todo, los jugadores confiaban plenamente en él. ‘’La forma y la idea de jugar era muy atractiva para el aficionado y para nosotros’’, decía Eusebio Sacristán. Y es que Johan Cruyff tenía una idea metida en la cabeza. ‘’El que voy a ver los partidos desde el banquillo soy yo, y prefiero disfrutar viéndolo que andar durmiéndome’’.

Poblaba el centro del campo con jugadores como Guardiola, Bakero, Amor o Laudrup, dejando la zona de ataque vacía, pues para él los delanteros debían estar pegados a la banda. Esto crearía una duda en la defensa rival, que no sabría si achicar la llegada de los centrocampistas al remate o por el contrario salir a defender a los escorados delanteros, que en esa época eran Stoichkov y Berigistain. También se veía mucho en los partidos del Barcelona el continuo intercambio de posiciones para evitar el marcaje rival.

Implantó en los entrenamientos de la ciudad Condal un método de toque de balón de rapidez física y mental, los rondos.

20 años después, y cambiando los nombres antes dichos por los Xavi, Iniesta, Cesc, Messi o Villa, el juego del F.C. Barcelona sigue siendo el mismo. Se ha configurado desde la cantera en la Masía, que el sistema de juego de los azulgrana debe ser este y no otro. Así, Pep Guardiola al llegar al cargo de entrenador en 2008 llegó a decir que ’’nosotros somos los discípulos de Cruyff, con diferentes matices pero con esencia parecida’’.

Este era Johan Cruyff, con sus defectos pero sobre todo con sus virtudes. Lo que es hoy el Barça, empezó en el año 1988 con un holandés atrevido. Puede ser, sin lugar a dudas, el personaje más influyente en la historia del conjunto catalán. Y como él mismo dice, ‘’si nosotros tenemos la pelota, ellos no pueden marcar’’. Que perdure. Esencia Cruyff.

Anuncios


Categorías:Deportes, Fútbol

Etiquetas:, , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: