Con todos ustedes, su majestad Andrés Iniesta


| REPORTAJE |

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Y en un lugar de la Mancha, nació el hombre del que hoy hablaré.

A lo largo de la historia de España hemos podido estudiar como grandes héroes han defendido el territorio peninsular derramando sudor, lágrimas y sangre. Todos recordamos la batalla de Covadonga aquel 28 de mayo del 722. Los musulmanes se estaban haciendo con todo un territorio que 700 años después, los Reyes Católicos conseguirían  retomar para siempre. Antes de todo eso, u grupo de 300 guerreros astures, vascos y gallegos comandados por don Pelayo, derrotaron a un ejército musulmán, generando  la primera victoria de lo que luego quedaría para los anales como ‘La Reconquista’.

Otro héroe, que esgrimió las primeras líneas de este artículo, fue Miguel de Cervantes. El 7 de octubre de 1571, Lepanto vio nacer a una leyenda que todavía permanece vigente. Miguel amaneció con calenturas, y el capitán y sus camaradas lo quieren retirar de cubierta por no estar en condiciones de continuar en el combate.

– Más quiero a mi Dios y a mi Rey que a mi salud. Póngame, capitán, en la parte y el lugar que más peligrosos sean. Allí moriré peleando.

– Si es así, toma doce soldados y pelea desde el esquife.

Bizarría y denuedo, desprecio por la vida, él ¡que tanto la amaba!, demostró en aquella sangrienta batalla naval. Dos cortes, uno en el pecho y otro en la mano izquierda, que se le inutilizó para toda la vida, fueron su salario. Cervantes combatió como un león; en ese puesto de peligro realizó verdaderas proezas, alentado sin duda por la idea de que, con cada golpe que descargaba sobre los aborrecidos turcos, libraba de sus ignominiosas cadenas a uno de aquellos infelices esclavos cristianos que veía en las galeras enemigas. Muchos años después él recordaría aquel combate con estas elocuentes palabras: “Blandía con una mano la espada y de la otra manaba a borbotones la sangre. Mi pecho se hallaba desgarrado por una profunda herida y tenía la mano izquierda destrozada, pero era tan inmensa la soberana alegría que inundaba mi alma, que ni siquiera sentía mis heridas. Perdí el uso y movimiento del izquierdo, para mayor gloria del derecho”.

Andrés Iniesta con el trofeo al mejor jugador UEFA de 2012.

Andrés Iniesta con el trofeo al mejor jugador UEFA de 2012.

Como el personaje más leído de la literatura española, nuestro hombre pertenece a la Mancha, casto y fiel legionario de Castilla la Nueva. El 11 de Mayo tuvo lugar su nacimiento, en la localidad de Fuentealbilla. Y si el fútbol debe algo a alguien, es un Balón de Oro a este genio.

Siempre resolutista y resultadista en la tropa blanca del Albacete Balompié, en una batalla de jóvenes soldados, el Imperio Culé se fijó en él. Tenía tan sólo 12 años, pero sus aspiraciones ya parecían ser infinitas. Se veía luchando por conquistar Europa y el mundo año tras año, y así fue.

En 2002, Louis Van Gaal empezó a utilizarle en pequeñas guerrillas para que empezase a tener constancia de lo que se le iba a venir encima. Y fue en el año 2004, cuando el general holandés Frank Rijkaard, le puso al mando del batallón blaugrana para apoderarse del mundo entero. Lo lograría. Al lado de otros soldados de La Masía, junto a argentinos o brasileños, conseguiría reconquistar hasta 5 veces el territorio nacional, así como 3 veces el continental y 2 el intercontinental. Algo al alcance de pocos soldados de ‘hierba’. Viva queda la lucha en suelo inglés, concretamente en Londres, contra el ejército blue en el que, cuando su grupo ya iba a tirar la toalla para regresar a España vencido, sacó una flecha directa al estómago de sus adversarios y conseguiría derrotar a un muro que se avecinaba infranqueable. El héroe de Stamford Bridge.

Pero había algo que se resistía. Algo que todo el mundo quería pero que nunca nadie había podido ver. Fue alistado para representar a su territorio nacional en la guerra de todas las guerras. El Mundial de Fútbol que por primera vez iba a disputarse en territorio africano. El Imperio alemán venía preparado para volver a dominar el mundo. Pero fue el ‘oranje’, el que puso las cosas más difíciles.

Tras perder la primera batalla en suelo conquistado, el Imperio de la ‘Spagna’ se repuso y, con más efectividad que conocimiento del lugar, empezó a ganar terreno. Atrás quedaron los vecinos del héroe Viriato, los lejanamente colonizados paraguayos que clamaban venganza por sus antepasados y, nuevamente, el Imperio Alemán que tanto apabulló en África ese mes. Allí estaban los países bajos. Ni el mejor Imperio que tuvieron en su historia pudo levantar al cielo el fetro dorado. En Sudáfrica tampoco pudo ser. Muy poco les faltó para que su soldado Arjen clavara una espada en el corazón de nuestro cancerbero y en el de 40 millones que luchaban desde la distancia. Pero allí, venido de tierras manchegas, estaba un pequeño hombre llamado Andrés, que no tuvo suerte durante esas 4 semanas de peleas, pero que en el momento clave, en la medida justa, y como aparecen los héroes de guerra, apareció tan humilde como siempre ha sido, para destrozar a un país entero y elevar a la cumbre a otro. El Imperio Español volvía a dominar el mundo tras la Guerra de Independencia y el desastre del 98. Y allí también estuvo Daniel Jarque, su amigo. Ese gol siempre será suyo.

El manchego Andrés, apellidado Iniesta, entraba junto a nombres como don Pelayo, Cervantes o el Cid en el libro de reconocimiento de la historia de este país.

Foto 2

Foto 2

Muchas voces del mundo claman sobre este soldado de categoría. «Ver jugar a Iniesta es como tener un sueño erótico», dice Claudo Borghi. El mejor general que tuvo, Josep Guardiola, hablaba de que «no tenía precio» que tuvieran a un jugador como Andrés. «Es que es muy bueno. Es un ejemplo para muchos jugadores. Nunca se queja, juega donde se le dice…».

Toda España le quiere y toda España está con él. Si en el fútbol existe la justicia, Andrés debería ganar este balón de oro. Se lo deben. A él, a Xavi y a España. Que la mayor y mejor generación de futbolistas de la historia de nuestro país no haya tenido tal reconocimiento, es un insulto al fútbol. La cruda realidad es el toparse con dos extraterrestres como Messi y Cristiano. Pero la realidad absoluta la resume el propio apellido del manchego.

I (inteligente): Así es Andrés, mente y juego a igual escala.

N (natural): Como es en el campo, lo es fuera de él. Sencillo. El mejor.

I (inhumano): Está fuera de lo que podemos catalogar como humano. La foto (2) así lo atestigua.

E (ejemplo): Ejemplo para todos. Niños y no tan niños. Tiene un comportamiento fuera de toda duda.

S (superioridad): Sobre el verde es superior. Y los rivales lo saben.

T (tiki-taka): Su sociedad con Xavi es lo mejor que se ha visto sobre un campo de fútbol. Toque, toque, toque.

A (ángeles): Así es como juega Andrés. Como los ángeles.

Honor, se siente por ver a alguien defender lo tuyo así y honor a la tierra que le vio crecer y hacerle ser quien es. Que viva Fuentealbilla, de oro merecer.

Anuncios


Categorías:Deportes, Fútbol

Etiquetas:, , , ,

2 respuestas

  1. junto con xavi los dos mejores futbollistas de la historia de españa

Trackbacks

  1. Vota por tu preferido para el Balón de Oro 2012 | Actualidad24

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: