Mi vida en Marte


REPORTAJE |

Una fundación holandesa se propone llevar la humanidad a Marte. Ya cuentan con mil voluntarios para realizar un viaje sin retorno al planeta rojo

superficie de Marte

A lo largo de toda la historia, la humanidad se ha preguntado qué habrá más allá de la bóveda celeste que flota sobre nuestras cabezas. El hombre ya ha viajado al espacio y ha llegado hasta la luna. Pero como ideó Michael Apted el mundo nunca es suficiente, y ahora la mirada está puesta en Marte. La NASA ha enviado en los últimos años diversas expediciones –ninguna con personas- para explorar el terreno e investigar si el planeta podría albergar vida.

Una de las últimas ha sido la exploración del Curiosity, que lanzó un robot tipo rover en noviembre de 2011 y que aterrizó en Marte en agosto de 2012. La expedición ha cosechado grandes hallazgos, hasta el punto de que anunciaban hace solo unas semanas haber encontrado materia orgánica en el planeta rojo, “el hallazgo que cambiaría los libros de historia”. El investigador principal se retractó de esta afirmación ya que, no se puede concluir que los restos encontrados sean materia orgánica, al menos por el momento, y deben ser cautelosos en sus investigaciones.  Ante los avances del Curiosity la NASA ha informado esta semana de una nueva expedición a Marte, otro rover que se lanzará en 2020 y será llamado Opportunity para, según dicen, seguir avanzando en la investigación sobre el terreno de Marte y dar “otro paso significativo hacia el envío de seres humanos allí en la década de 2030”.

Entretanto, una empresa holandesa se ha propuesto adelantarse al gigante americano y llevar la humanidad a Marte en 2023. Mars One es el nombre de esta, que se erige ahora en fundación sin ánimo de lucro y que, tal como dice en su página web, mars-one.com, tiene como objetivo principal llevar la humanidad al planeta rojo. Mars One, que se fundó en 2011, abrió su portal web en junio de este año y ya cuenta casi con un millón de visitas. El proyecto está fundado por un ingeniero mecánico y un físico, y tienen entre sus asesores a un astronauta, un físico ganador del premio Nobel y varios científicos de la NASA.

El objetivo de la expedición es establecer una base permanente en Marte a fin de explorar el Sistema Solar y los orígenes de la vida. Las misiones de Mars One comenzarán en 2016 y tendrán su cúlmen en 2023, fecha en la que está previsto el primer viaje sin retorno de personas al planeta rojo. El plan sobre el que se fundamenta el proyecto se basa en tecnologías ya probadas y se abastecerán de proveedores externos para adquirir los equipos necesarios.

La lanzadera que llevará, si todo sigue según los planes, al primer hombre a Marte será un Falcon Heavy, una versión actualizada del que se utiliza actualmente, Falcon 9. Las pruebas de vuelo con esta lanzadera se realizarán en 2013. Entre sus equipos contarán, además, con una Unidad de Apoyo a la Vida que proporcionará energía, agua y aire respirable dentro del asentamiento. También tendrán unidades de suministro, con piezas de repuesto, reserva de alimentos e incluso medios para el cultivo. Un módulo de aterrizaje hará posible “proporcionar un espacio de vida en la superficie de Marte”.

El portal web ha recibido ya más de mil solicitudes de personas dispuestas a ir a Marte sin billete de vuelta, pero no será hasta 2013 cuando el proyecto ponga en marcha un programa de selección de astronautas, abierto, como afirman, “a todas las personas de todas las naciones”, que recibirán un entrenamiento tanto en la Tierra como en Marte a cargo de la Fundación. Según dicen cada astronauta -que debe poseer “conocimientos técnicos y experiencia laboral”- se someterá a 10 años de entrenamiento. La financiación corre a cargo de los patrocinadores del proyecto, así como de donaciones de particulares.

Una vez realizada con éxito la primera expedición, se prevé que aterricen grupos de cuatro astronautas cada dos años, a fin de ir expandiendo el asentamiento.

Anuncios


Categorías:Sociedad

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

1 respuesta

  1. La iniciativa privada es una muy buena propulsora. Pero un proyecto de esta envergadura es inconcebible sin apoyo estatal.Todos conocemos las fortunas de ciertos individuos capaces de afrontar esta empresa sin problema, incluso superan el PIB de muchas naciones. No sé si se les habrá ocurrido o no a esta empresa holandesa, pero, ¿y una colaboración con la ESA? ¿y la ESA con la NASA y la empresa holandesa y los millones de los patrocinadores? E pluribus unum .
    2023 es una fecha ilusoria para alcanzar ese objetivo.

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: