Golpe mortal al corazón del Jazz


Un pianista que no sabía leer música. Un músico que tocó frente a cuatro presidentes estadounidenses. Un hombre que confesó que el 90% de sus composiciones eran improvisadas. O simplemente, el representante del Jazz moderno. Dave Brubeck, leyenda del Jazz, falleció el pasado 5 de diciembre por un fallo cardíaco en un hospital de Connecticut justo un día antes de su 92º cumpleaños, tras más de 60 años consagrado a su pasión: la música.

Dave Brubeck fue portada de la revista TIME en 1954.

Dave Brubeck fue portada de la revista TIME en 1954.

Como ocurre en todos los estilos musicales, siempre hay alguien que destaca y consigue llegar más allá de los aficionados a dicho género, es decir, se hace con el reconocimiento popular. Las facciones más conservadoras siempre acaban por tildarle de comercial, y eso es precisamente lo que pasó en el Jazz con Dave Brubeck. Para la cultura pop suele ser considerado un ”one hit man”, pero lo cierto es que su destreza con el piano es indiscutible. De hecho, Time Out, su disco más reconocido fue el primer álbum de Jazz en alcanzar el millón de copias vendidas. Con él, y más en especial con la famosísima canción Take Five, consiguió ahondar en la juventud de la época, entre los años 50 y 60. Después, sería el rock & roll quien le arrebatara dicho status al Jazz. Su popularidad queda patente si observamos que en el 54 fue el primer representante del jazz moderno en aparecer en la revista Time, y el segundo de la Historia tras todo un icono de la música como fue Louis Armstrong.

Lo curioso es que esta canción, la que le hizo famoso en medio mundo, no fue escrita por él. El artífice fue Paul Desmond , saxofonista y mano derecha de Dave en el cuarteto formado en 1951: el Dave Brubeck Quartet. Pese a que la carrera de Dave empezó a forjarse en el 45, fue tras conocer a Desmond durante la II Guerra Mundial cuando se hizo un nombre. El grupo quedó completado con la adhesión de Joe Morello a la batería y el único componente vivo a día de hoy, Eugene Wright, al bajo.

El Dave Brubeck Quartet fue unos de los primeros grupos interraciales.

Time Out les lanzó al estrellato en 1959 de la mano de la ya comentada Take Five, pero también gracias a Blue Rondo à la Turk, una pieza de enorme complejidad tocada en 9/8. Otras canciones del álbum que marcaron época, aunque no tan reconocidas como las dos anteriores, fueron Strange Meadow Lark y Three to Get Ready.

Brubeck, líder de la formación, decidió disolver el grupo allá por 1967, pero no era raro que desde esa época los integrantes se reunieran de forma habitual para seguir tocando. Esto duró hasta la muerte de Desmond, en el 1977. Un año antes, en 1976, habían hecho una gira para conmemorar el 25º aniversario de su formación. Dave continuó en activo hasta el 2010, fecha en la que grabó una de sus últimas entrevistas, que puede verse aquí.

Brubeck siguió tocando hasta los 90 años.

Brubeck siguió tocando hasta los 90 años.

En cuanto al estilo, Brubeck es uno de los representantes del denominado cool jazz, desarrollado en la época de los 50 en la Costa Oeste de los Estados Unidos. Su creador fue todo un mito como Miles Davis, con su impresionante Birth of the Cool. Con este nuevo tipo de jazz se buscaba alejar las raíces del blues para crear un estilo musical más crudo, que consiguiese hacerse un hueco entre los europeos del momento, ya que el Jazz es un género que tuvo enorme repercusión entre la población afroamericana de los 20 y los 30, pero estaba casi vetado a la población caucásica. Con el ya comentado Time Out del Dave Brubeck Quartet, se ayudó enormemente a que este subgénero del Jazz empezase a calar entre los músicos blancos.

La pregunta que surge con la muerte del último gran exponente del Jazz es qué pasará con éste estilo musical. Su futuro se ve comprometido, pues Brubeck se une a la, desgraciadamente larga, lista de los ya fallecidos: Thelonious Monk, Charlie Parker, Louis Armstrong, John Coltrane, Miles Davis, Duke Ellington, Lester Young, Dizzy Gillespie, Billie Holiday o Ella Fitzgerald.

No es ningún secreto que la música Jazz no atraviesa su mejor momento, pero si de todo lo malo puede sacarse algo positivo, esperemos que la muerte de Dave sirva para conocerle mejor a él y a su música, pues, como se lee en la tumba de Jardiel Poncela: “Si queréis los mayores elogios, moríos”. ¡Hasta la vista, genio!

Anuncios


Categorías:Cultura, Música

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 respuestas

  1. Ayer fue un día triste para la música, y eso que era el 80 cumpleaños de Little Richard. Me encanta este homenaje. Brubeck era de los pocos que quedaban. En mi opinión, el jazz sólo puede sobrevivir fusionándose con otros géneros como en la bossanova o el nu jazz. Desde luego, es para preocuparse. Pero recordémosle en lugar de lamentarnos.

    • Sí, desde luego, el jazz va a tener que reinventarse. Hay grupos que están haciendo acid jazz como Jamiroquai, pero no es lo mismo…
      Pero como dices tú, lo mejor es recordarle. Se ha ido sí, pero dejando tras de sí un inmenso número de grandes canciones 😉

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: