Cuentas


Cada noche electoral pasa lo mismo. Los partidos políticos, nos cuentan, nos interpretan la realidad de lo que han dicho las urnas. Nosotros, simples mortales antes tales deidades modernas, escuchamos.

Me recuerdan a las ruedas de prensa que hacen los entrenadores de fútbol después de un partido. El mismo partido es visto de formas muy diferentes, y acciones de uno u otro equipo interpretadas de manera contraria, unas manos tocando el balón de forma clarísima para unos, para los contrarios se convierte en un involuntario pelotazo al brazo, una zancadilla malintencionada se nos explica como un choque fortuito e inocente. De la misma forma actúan los líderes políticos tras cualquier contienda electoral. El fútbol parece imitar a la guerra tanto en cuanto al lenguaje (ataque, defensa, tiro, pena máxima, etc…) como en las actitudes de los seguidores exhibiendo colores identificativos y eslóganes. Actualmente, la política parece haber derivado hacia la imitación de la misma dialéctica futbolística, donde fanatismo y negación de cualquier cualidad del contrario, se dan la mano.

Asomados a un balcón, agrupados ante sus seguidores en un local del partido, o rodeados de la parafernalia partidista, los líderes desgranan los resultados y siempre hacen lo que se llama arrimar el ascua a su sardina. Acaban encontrando un clavo ardiendo al que agarrarse si los resultados electorales no hubieran sido los deseados. O no han bajado lo que las encuestas preveían, o han subido tan poco que lo esconden manifestando que al fin y al cabo han subido…palabras para explicarnos cómo ha ido el partido, un partido que cada uno ha visto a su manera. Eso sí, lo que no engaña son las caras de los segundones, ésos que hacen de guardaespaldas del líder, que parecen escuchar atentamente mientras se les nota que tienen la mente en otro sitio, esos, sus gestos y su expresión no engañan. Serios, compungidos y meditabundos o alegres, risueños y bromistas con conocidos que aciertan a ver entre el público que los escucha.

Las cuentas de las noches electorales se hacen cuadrar aunque sea de la misma forma que se cuadraría un círculo.

Anuncios


Categorías:Opinión

Etiquetas:, , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: