Cuando ganar no lo es todo


Punto y final a la carrera como seleccionador de la selección española de baloncesto de Sergio Scariolo. Querido, aunque muchas veces más odiado, el entrenador deja el combinado español con la cabeza bien alta. Observando solamente el palmarés en este  cargo, vemos que el italiano tiene 2 Eurobasket y una meritoria medalla de plata. Meritoria porque el rival no fue otro que el Team USA de Durant y compañía.

La pregunta que surge es muy sencilla: ¿cómo alguien que ha ganado dos Eurobasket y que en unos Juegos Olímpicos sólo fue doblegado por  EE.UU en la final puede haberse ido con tan poco apoyo de la afición?

Es la gran duda de todo el asunto, pero antes vayamos por partes. Y es que algún motivo habrá tenido para dejarlo. El propio Scariolo lo desveló en su página web, asegurando que  “es una decisión motivada por la voluntad de dedicar más tiempo a mi familia después de 4 años muy intensos.

En un principio en los mentideros de las redes de comunicación (Twitter a la cabeza) se especulaba con que la retirada temporal de Sergio, pero al final fue el propio entrenador el que dio la cara anunciando su despedida.

Atrás deja al mejor equipo de la historia del baloncesto español, una generación de oro que también llega a su fin, aunque todos estamos a la espera de que Sam toque la última. Una última gesta de los Gasol, Reyes y compañía que pusiera otro broche de oro a unos jóvenes irrepetibles.

Lo que no queda atrás es el eterno debate que ha sido uno de las losas del entrenador. Se trata del enfrentamiento Ibaka-Mirotic por un puesto en la selección española. Tanto el congoleño como el montenegrino luchan con su talento y números por el puesto en la selección española. Sin embargo, la progresión desbordante de Mirotic en el Real Madrid ha puesto las cosas muy difíciles al ala-pívot de los Thunder, quien sería el sacrificado por las normas de la FIBA. Por otra parte, a Scariolo en la pista muchas veces se le ha criticado la indolencia con los cambios, sobre todo con algunos jugadores como Víctor Claver, a quien relegó al ostracismo de la selección.

Así, a pesar de irse con un palmarés inmaculado y con el honor de haber entrenado al mejor equipo de baloncesto español de la historia, Sergio Scariolo no se va con la satisfacción de haber satisfecho a todos. Sus múltiples decisiones incomprensibles, su eterno dilema Ibaka-Mirotic y su preferencia o indolencia hacia ciertos jugadores son los lunares que podemos que encontrar a su trayectoria como seleccionador.

Ahora  su sustituto, Juan Antonio Orenga tendrá que enfrentarse a los mismos embrollos, acentuados además por el hecho de que va a ser el encargado de dirigir la transición de un equipo histórico pero perecedero como ésta España de baloncesto a un nuevo modelo, con nuevos jugadores, nuevos líderes y quien sabe si nuevos y mejores retos.

Anuncios


Categorías:Baloncesto, Deportes

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: