Sobran necrologías y faltan homenajes


Homenaje

Homenaje a Borau, Aragón y Leblanc.

Una vida llena de triunfos, sacrificio, arrojo y una larga lista de títulos y muletillas es el legado que estos tres gurús han dejado tras su marcha. Más de cuatro décadas en las que se ha viajado al compás de Miliki y los payasos de la tele; en las que la provocación era filmada por cámaras con el sello Borau; y en las que el maestro de la comedia, Tony Leblanc, dibujaba una sonrisa a España en sus peores momentos.

2012 es el año y noviembre el mes que compartirá este trío de virtuosos en los anales de la historia. Una fecha en la que los medios hacen recopilación de fotografías, videos, anécdotas y citas. Es interesante conocer la trayectoria de las grandes figuras de nuestro país, por supuesto. Pero vayamos un poco más allá y rindamos homenaje a unos ojos que brillaban con el arte, a unas lenguas que no callaban ante la censura y a unas manos que tallaban el cambio que querían ver en el mundo.

La primera figura tiene lema, marca y generación propia. Emilio Aragón era todo eso y más: compositor, escritor, actor, cómico, presentador, músico, guionista; y payaso, el más emprendedor de los payasos. Convencido de que las risas mueven el mundo, Miliki y sus hermanos le plantaron cara -una muy sonriente- a la posguerra.

Las canciones llegaron a convertirse en los himnos de una sociedad que reclamaba a gritos optimismo y atención con un simple “¿Cómo están ustedees? Y la televisión como vía en blanco, negro o color era embajadora de ‘El gran circo de TVE’. “Si volviera a nacer quisiera ser payaso” declaraba el que hizo de la alegría una institución.

Algo tiene la B con el cine. Jose Luis Borau es oráculo para muchos y referente indiscutible del cine español. El realizador aragonés podía enorgullecerse de haber orquestado las películas más desafiantes del franquismo. En ‘Furtivos’, su cinta más reconocida, rechazó audazmente la censura de los años 70, lo que le alzaría hasta tocar la cima del séptimo arte.

Expresidente de la SGAE, de la Academia de Cine y miembro de la RAE, en todos sus logros y actos se puede apreciar una pincelada cinematográfica cargada de personalidad. Como imagen, sus manos blancas sobre el atril de los Goya para condenar un atentado de ETA. Como máxima, nadie bajo ninguna circunstancia puede impedir que desarrolles tu vida o tu arte.

Por último, un gran hombre que hizo de las pequeñas historias su rasgo distintivo. Tony Leblanc contaba que nació en el museo del Prado, en la sala de los Cartones de Goya. Realidad o ficción, nunca lo sabremos; lo que sí es seguro es que esta picaresca sacó su lado más polifacético durante la guerra. Boxeador profesional, futbolista, bailarín y ascensorista. El único palo que le quedaba por tocar era el de la interpretación, donde afortunadamente afianzaría su carrera.

Más de 100 papeles de galán, timador o periodista componen su antología de películas. La comedia es el género donde Leblanc hizo escuela e historia. Sus pioneras técnicas para hacer reír eran sinónimo de solvencia artística, que al fin se materializaron en dos premios Goya. Virtuosismo y talento con nombre propio.

Homenaje

Homenaje a Borau, Leblanc y Miliki.

Una oda al cine, al arte y a las palabras en forma de triple homenaje. Dejemos a un lado los datos que podemos obtener de cualquier centro de documentación y optemos por plasmar la nostalgia y la admiración. La prolífica herencia de estas tres leyendas de la pantalla española perdurará, qué duda cabe, y servirá de patrón para las generaciones venideras ¿Podrán éstas ostentar el nivel y la pericia de los que nos dejan? Esperemos que sí.  Por el momento, hasta siempre maestros.

Anuncios


Categorías:Cultura, Opinión

Etiquetas:, , , , , , , , ,

3 respuestas

  1. esto SI es un homenaje. Enhorabuena

  2. Mónica, me gusta tu escritura fresca, ágil de trazos cortos y verbo contundente. Puedo intuir que estamos ante un interesante principio y te auguro éxitos venideros. ¡Ánimo y a por ellos!

  3. Gran entrada, a Borau no le conocía mucho, así que me pondré con él.
    Lo que no entiendo es esto que dices sobre Leblanc, que era un ”bailaor de revistas” ¿A qué te refieres con ello?
    ¡Un saludo! 😉

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: