Algodón y rock


Con poco más de un siglo de vida, la camiseta ha ido ocupando espacio, sigilosamente, en nuestros armarios. Desde que en los años 50 apareciese como prenda para vestir, no sólo como prenda interior, la camiseta ha ido captando adeptos y, para muchos, se trata de uno de los mayores inventos desde la aparición de la Coca-Cola.

James Dean

En década de los 50 llegaron las primeras imágenes de actores de Hollywood con camiseta. Para la sociedad americana de la época era una moda incomprensible rebelde, agresiva y desafiante. James Dean en Rebelde sin causa o Marlon Brando en Salvaje se encargaron de demostrar en la gran pantalla esa insumisión a lo establecido. Elvis Presley, un fenómeno de masas, también ayudó a divulgar su uso entre los músicos de todo el país.

Fueron la música rock´n´roll, el cine de “pandilla” y la llamada Generación Beat los que colaron esta moda en la sociedad hasta llegar a nuestros días. Esta generación o “comunidad de mentes lúcidas”, como les bautizó el periodista Al Aronowitz, sentía un groso descontento con la sociedad y el estilo de vida americano, el aletargamiento en el que estaban inmersos y su búsqueda constante del ridículo American Dream. Según algunos autores fueron ellos los que sembraron el germen de la contracultura america que dio origen, en cierto modo, el movimiento hippie, el arte pop o el rock.

Marlon Brando

En el caso de la música, esta prenda juega un papel primordial. A medida que los años sesenta avanzaban el movimiento hippie comenzó a ser atractivo entre la juventud estadounidense. En el concierto de Woodstok del 68, el flower power alcanzó un punto álgido. Para entonces, la camiseta ya estaba ligada al movimiento juvenil y su relación con la música. En esta década la prenda pasó a convertirse un producto de la moda mainstream en la sociedad americana, al mismo tiempo que la música rock pasó a ser una aunténtica fuerza social.

Todo amante de la música tiene escondida alguna camiseta de alguna de sus bandas preferidas, posiblemente zurcida y desgastada y en la que todos conicidirán en la misma idea: “Es mi camiseta preferida”. Es una tradición que no cambia con el paso de los años. Generación tras generación retomamos esta costumbre y la adoptamos como propia de nuestro tiempo, a sabiendas de que no es así.

Se trata de una forma de reafirmar tus convicciones, definirte ante los demás y, incluso, empatizar por la calle con algún desconocido sabiendo que le gusta la misma banda que a ti. En el fondo, es un comportamiento romántico hacia la música. Quizá, llegado a este punto, es necesario aclararlo. No es el ‘amor’ a la banda de turno lo que te lleva a vestir una camiseta con su logo, si no la conexión que estableces con la música que esta hace. Parece simple, pero hay gente que no lo entiende.

En el ambito del rock es donde más se desarrolló esta pequeña industria. Entre los años 1970 y 1995 las camisetas de rock vieron su auge. Led Zepelin, Rolling Sotnes, David Bowie, Lou Reed o Jimi Hendrix comenzaron en los años 70 a imprimir sus logos e ilustraciones en camisetas de algodón para comercializar con ellas. Resultó ser una exitosa estrategia de marketing sin ellos saberlo.

En los años 60 entró en escena un promotor musical de San Francisco llamado Bill Graham quien supo identificar el rock and roll como una forma de negocio, más alla del movimiento artístico que era. Fillmore West en San Francisco y Fillmore East en Nueva York eran las salas de conciertos más populares del momento. Por ellas pasaban las mejores bandas de la escena rock estadounidense. Todo aquel que fuera alguien o quisiera serlo en el mundo del rock debía haber pasado por las famosas salas. En 1968, Graham decidió realizar una serie camisetas conmemorativas de la sala y sus conciertos. La fiebre de las camisetas de rock había nacido.

Desde entonces y hasta nuestros días, las camiseta se ha convertido en una plataforma de expresión perosnal. La música está estrechamente ligada con la vestimenta, una forma de pensar, una doctrina cultural, un comportamiento y la necesidad de pertenencia que todo ser humano tiene de forma innata.

Aquí las quince camisetas de rock que han hecho historia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por orden de aparición: The Misfits, Guns N’ Roses, The Who, Motörhead, Ramones, Sex Pistols, Rolling Stones, Red Hot Chili Peppers, Iron Maiden, Metallica, AC/DC, Nirvana, Black Sabbath, The Doors y Bad Religion.

Anuncios


Categorías:Cultura, Música

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 respuestas

  1. Yo tengo unas cuantas de esas camisetas 🙂 aunque a lo mejor falta alguna de los Beatles en la última galería

  2. O el ángel de Led Zeppelin o la portada de Dark Side of The Moon de Pink Floyd. Aun así, está muy bien el artículo!

  3. Incluso a mí me faltan algunas, pero son tantísimos los grupos influyentes que sería imposible aglutinarlos a todos en una sóla entrada. Gracias por comentar y por valorar! Un saludo.

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: