Nicolas Sarkozy y el “Caso Bettencourt”


CRÓNICA

Tras el estallido en el verano de 2010 del “caso Bettencourt”, esta semana Nicolás Sarkazy ha prestado declaración durante más de 12 horas en el Palacio de Justicia de Parisy, del cual salió sin cargos y “aliviado”.

Liliane Bettencourt y Nicolas Sarkozy, dos protagonistas del Caso Bettencourt.

Llegaba el jueves, a primera hora de la mañana, Nicolas Sarkozy en un coche con los cristales tintandos para testificar como testigo asistido, una figura creada para los sospechosos de haber cometido delitos pero que no pueden sostenerse judicialmente pues no cuentan ni con testigos directos ni elementos materiales que prueben su imputación. Dado su estado como testigo asistido se le permitió estar acompañado durante toda la vista de sus abogados en todo momento. Tras 12 de testimonios y declaraciones frente a los jueces del Palacio de la Justicia de París, el expresidente francés se podría haber librado de uno de los escándalos más importantes ocurridos en Francia en los últimos años.

 Todo comienza durante el verano de 2010. Liliane Bettencourt, propietaria de una de las firmas cosméticas más importantes del mundo, L’Oreal, poseía la tercera fortuna de Francia (unos 17.000 millones de euros) hasta ese momento, pues a partir de ese verano el dinero pasaría a estar bajo la tutela de su familia. La anciana, de entonces 87 años, sufría demencia y Alzhaimer avanzado fue inhabilitada y todo su patrimonio, acciones en la empresa y derechos de votos en el consejo de administración de la misma pasaron a estar bajo las decisiones de su única hija, Françoise Meyers – Bettencourt, y sus nietos.

 La chispa que desató el incendio se dio en el momento en el que Pascal Bonnefoy, mayordomo de la anciana, se hace con una serie de cintar grabadas entre mayo de 2009 y mayo de 2010. Las grabaciones contenían horas de conversaciones tomadas por el mismo mayordomo en el salón de la casa de la entonces aun propietaria de L’Oreal. Sin embargo, la orden de llevar a cabo estas grabaciones venía desde arriba, desde la mismísima Françoise Meyers – Bettencourt, hija de la anciana. Al parecer, ésta quería probar ante la policía la influencia que ejercían sobre su madre el fotógrafo François – Marie Banier y otras personas de su entorno.

 A pesar de que las escuchas resultaron ilícitas desde un principio, en enero de 2011 el Tribunal Supremo las dio por válidas, lo que permitió que se llevara a cabo una investigación judicial. Además de las grabaciones, la fiscalía contaría con el testimonio de Claire Thibout, excontable de Bettencourt. El excontable contó como el gestor de la fortuna de la anciana, Patrice de Maitre, le pidió 150.000 euros en efectivo para financiar ilegalmente la campaña electoral de Nicolas Sarkozy. Finalmente, De Maitre admitió en sus declaraciones frente a los jueces tiempo después que evadió unos cuatro millones de euros a una cuenta en Suiza a nombre de Bettencourt.

El contenido de las cintas revelaba mucho más que simples conversaciones de una anciana, tanto que ese mismo año el Elíseo se vio salpicado por el escándalo. Cuentas ilegales en Suiza, conflicto de intereses y una posible financiación ilícita de la campaña presidencias del partido que llevó a Nicolaz Sarkozy a la presidencia, la Unión por un Movimiento Popular (UMP).

 Un mes después de que la anciana Bettencourt fuera inhabilitada, Eric Woerth, ministro de Trabajo y Hacienda francés y personalmente muy cercano al entonces presidente de la V República Francesa, Nicolas Sarkozy, dejó su puesto. Apenas tres meses después, Woerth fue imputado por tráfico de influencias, penado con 10 años de cárcel y una multa de 150.000 euros. Todo radica de los 50.000 euros que Liliana Bettencourt le dio al ex ministro y además por entonces tesorero de la UMP. Este dinero se destinaría de manera ilegal a la financiación de la campaña electoral del 2007, de la cual Sarkosy resultaría vencedor.

 Según se sabría posteriormente, en febrero de 2007 (justo antes de que comenzara la campaña presidencial) Nicolas Sarkozy visitó en Neuilly sur Seine a la familia Bettencourt, lo que hizo que se le pudiera relacionar directamente con el caso. Meses después,  en el mes de julio el juez Jean – Michel Gentil ordenó el registro de la vivienda del expresidente francés, así como su despacho y el de sus abogados. Los jueces del caso pidieron a Sarkozy aclaraciones sobre el posible “abuso de debilidad” que sufrió la anciana y por lo cual habría cedido una gran cantidad de dinero.  Por otro lado, se sabe con certeza que Sarkozy y el exfiscal de Nanterre (Hauts-de-Seine), Pilippe Courroye, tuvieron un alto número de reuniones que coinciden con los momentos más importantes del escándalo.

 Sin embargo y a pesar de todo, parece que todo ha quedado en un susto para el expresidente francés. Ni pruebas ni testigos pueden acusarle. Además, los principales imputados en el caso, De Maistre y Woerth, desmintieron el hecho de que Sarkozy cobrara los 150.000 euros. La única testigo de la entrega fue Nicole Berger, gobernanta por entonces de la casa, la cual murió antes de poder testificar. Habrá que esperar a que finalice el caso para saber la verdad de todo el culebrón. O no.

Anuncios


Categorías:Internacional

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: