Cataluña o Catalunya


REPORTAJE.

Parece ser esto lo que han de decidir los catalanes, parece que estas elecciones son ya el inexorable camino hacia un estado independiente, y parece que el grado de soberanía que podría obtener Cataluña –sea mayor o menor– depende  sólo de los resultados que saque CiU.

Elecciones 25N

Artur Mas en un concurrido mitin en el Palau Sant Jordi de Barcelona

Pero no sólo de soberanismo se habla en la campaña, a diez días de las elecciones el diario “El Mundo” publica informaciones que vinculan al candidato de CiU, Artur Mas, con un caso de corrupción y fraude fiscal, informaciones en todo caso no confirmadas, pero suficientes para crear un nuevo circo mediático. Si preguntamos a cualquier persona dos claves de estas elecciones, seguramente se referirán a estos dos temas. La cortina de humo pues, ya está montada y funciona como un reloj.

Parece que sólo quisieran unos quedarse en la poltrona y otros subierse a ella, pero no podemos culpar a los partidos por pretender acceder al poder o mantenerse en él –es su razón de ser–, lo que debemos vigilar son los métodos que para tal fin utilizan.

Prácticamente es imposible oír o leer en esta campaña, nada de la corta legislatura que está a punto de acabar, de lo que ha hecho CiU en la Generalitat. Mas tomó las riendas de una Cataluña que cerró 2010 con un déficit del 4’2% del PIB y una deuda de 34.697 millones de euros y, para equilibrar las cuentas públicas fichó a Andreu Mas-Colell, un prestigioso catedrático poco partidario del keynesianismo. Mas-Colell ha puesto en marcha dos planes de ajuste que suman 7.258 millones de euros que han logrado reducir algo el déficit, pero dejan como herencia una deuda degradada a bono basura y que no para de crecer –alcanza ya los 43.954 millones de euros– y  una falta de liquidez que impide hacer frente a los pagos con proveedores. El tijeretazo se produjo casi de golpe y los ciudadanos de Cataluña vieron cómo comenzaron a cerrarse servicios de urgencias y quirófanos a determinadas horas o eliminar horas docentes. Además a las subidas de impuestos que llevaban a cabo desde el Gobierno central, a los catalanes se les acumulaban también, nuevos tributos como el euro por receta o la tasa turística, privatizaciones y una rebaja salarial a todos los empleados públicos de la comunidad. el A la vez que eso sucedía, el Gobierno de Mas decidía suprimir por completo el impuesto de sucesiones. Por si no fuera poco, la aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria (que CiU aprobó en el Congreso y que obliga a hacer frente por delante de todo a los pagos de la deuda) colapsó las finanzas públicas y en julio no pudieron pagar a las escuelas y colegios concertados ni a las entidades sociales. Entonces, el gabinete de Artur Mas decidió acudir al Fondo de Liquidez para las Autonomías y pedir un préstamo que supera los cinco mil millones de euros.

Elecciones 25N

Protestas en Molins de Reis contra el cierre de las urgencias

En este contexto, el pasado 11 de septiembre se produjo una manifestación masiva soberanista en la ciudad condal, la enorme afluencia de público a las celebraciones de la “Diada”, dio a Mas el pretexto que necesitaba para dar legitimidad a un gobierno que la estaba perdiendo al ritmo que avanzaban las “tijeras de la austeridad”. Era sencillo: subirse al pujante carro soberanista y ponerse al frente, para así convocar unas elecciones anticipadas, que jugando bien sus cartas, no parecían difíciles de ganar.  ¿Qué prometen? que “impulsarán una consulta la próxima legislatura para que el pueblo de Cataluña pueda determinar libre y democráticamente su futuro colectivo”. Un referéndum, que según las leyes españolas no es competencia de las Autonomías proponer. Polémica servida, y el Gobierno de Rajoy no deja pasar la oportunidad de alimentarla, pues también lleva a cabo una contrarreforma neoliberal brutal dirigida desde Alemania y refrendada por una mayoría absoluta  y por su propia ideología.

Elecciones 25N

Manifestación de la “Diada” por las calles de Barcelona

Con este panorama ¿qué deciden los catalanes realmente el 25N?

Los catalanes deben elegir si están a favor o en contra de las políticas de austeridad y; a favor o en contra de que Cataluña mantenga su sistema actual de gobierno o pueda reformarlo radicalmente, atendiendo a unas aspiraciones soberanistas que no son nuevas ni tienen mayor fuerza ahora, pero sí mayor visibilidad, jaleada a través de los medios de comunicación masiva, en base a intereses partidistas. Ante estas dos cuestiones los partidos deben posicionarse. Algunos o no responden a ambas o sólo responden a una, o lo hacen de manera ambigua; esto es así porque o bien no tienen respuesta, o prefieren que no se sepa lo que responderían. Son los electores entonces, los que deben tener la responsabilidad de no confíar en partidos que no tengan una posición clara ante estas dos cuestiomes que marcarán el futuro, no sólo de Cataluña, sino con toda probabilidad al menos, el futuro del actual sistema territorial español.

Ahora toca esperar y ver si el Gobierno que salga del nuevo Parlament frena o continúa con la política de recortes, y el modelo de pobreza y creciente distancia social que dicha política está consolidando y, cuyos efectos durarán muchos años. Todavía falta ver cómo responderá Madrid ante la victoria de una amplia mayoría soberanista que reclamará el referéndum  que tanto molesta en la capital.

 

Anuncios


Categorías:Opinión, política

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , ,

1 respuesta

  1. Just a smiling visitant here to share the love (:, btw great layout.

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: