El rector de la Complutense optimista ante el futuro


La visita del rector de la Universidad Complutense de Madrid generó gran expectación ayer en el sótano 2 de la Facultad de Ciencias de la Información. Unos pasillos los de la radio, donde el ir y venir de la gente y las prisas por empezar a tiempo cada programa se olvidaron durante casi dos horas. Puntual y tranquilo, a las dos de la tarde Carrillo acudió a su cita con los micros dispuesto a dar sentido al hashtag de twitter que utilizarían los estudiantes para hacer sus preguntas: #CarrilloResponde. Como si fuera uno más, sentado entre los alumnos en ese estudio que seguro tantas historias tiene guardadas, Carrillo contestó amablemente a los incisivos colaboradores. Mientras en el otro lado de la redacción, un vistoso círculo de sillas ocupadas por los estudiantes, se reunían en torno a un ordenador para escuchar al representante de su Universidad en directo.

Carrillo aseguró a los estudiantes que la nave no se hunde, que esa nave que acumula 150 millones de euros de deuda se ve cada vez más cerca del puerto. Se podrá terminar este curso y puede que también sea posible el viaje al que viene, pero será un viaje con menos tripulantes. El número de matriculados este año en la Universidad Complutense de Madrid ha descendido en 1000 alumnos, una cifra que puede incrementarse después de la resolución de las becas, ya que muchos podrían anular sus matrículas. Un descenso que todavía es más notable en los estudios de máster con 900 alumnos menos que el pasado curso. Pero donde más se ha notado el ya conocido “tasazo” es en el número de créditos que componen las matrículas de los estudiantes, exactamente se ha perdido la matrícula de 400 mil créditos con respecto al curso 2011-2012. El rector expresó su deseo de que estas tasas bajen a lo largo del tiempo, a la vez que se quitó responsabilidad con respecto al tema, afirmando que ésta corresponde a la Comunidad de Madrid. Pese a esto Carrillo es más optimista que hace un mes, y aseguró que hay buenas expectativas de futuro, el personal docente cobrará sus nóminas y la UCM seguirá estando entre las mejores Universidades de Madrid.

Un objetivo que pasa por el saneamiento de esas oxidadas cuentas, aseguró que el fantasma de la intervención está cada vez más lejos y ya habla de ese 1 de marzo, fecha límite para el equilibrio, con más seguridad. Como solución, Carrillo apuesta por un sistema de refinanciación y se aventuró a decir que esa deuda estará liquidada en 10 o 12 años. Si esas soluciones no terminar de llegar, se tomarán medidas que nadie conoce, y miembros del personal administrativo, profesores y alumnos se preguntan las consecuencias de la posible privatización de la Universidad, una opción que descartó el rector. Carrillo defendió la gestión de su equipo que está prevista para generar ahorros y además aseguró que el actual viaje de la nave endeudada terminará con gestión pública y total transparencia. Una transparencia que comienza con asegurar que no se va a generar más déficit.
Sin duda es una situación difícil la que vive el colectivo de la Universidad, el descontento es prácticamente general y además es entendible, según expresó el rector. Animó con esto a los estudiantes a movilizarse y a luchar por sus derechos, haciendo hincapié en que esas movilizaciones no son sinónimo de “salir a la calle” y reiterando que deben ser dirigidas a los verdaderos responsables.

A todo esto se suma además el problema del Plan Bolonia. Un sistema educativo que apuesta por una mayor atención al alumno y que requiere por tanto más profesores. La UCM en este momento no cuenta con los efectivos necesarios en la mayoría de sus facultades para desarrollar estas “modernas metodologías”, como las ha calificado el rector. Pese a ello aboga por la importancia de la UCM en Europa y apuesta por un modelo de captación de fondos propios, tal y como hacen en Harvard aunque no sirva de comparación, para poder llevar a cabo proyectos de investigación que doten de una mayor autonomía a la Complutense.

No se sabe cuándo ni cómo, y tampoco se sabe si la nave finalmente llegará a su destino, pero el mensaje de Carrillo fue optimista y esperanzador. Los problemas están en vías de resolución y los planes de desarrollo parece que son viables. Sin embargo nunca estaría de más pedir un flotador por navidad.

Anuncios


Categorías:Opinión

Etiquetas:, , , , ,

1 respuesta

  1. Excelente crónica sobre lo ocurrido ayer en el estudio más transitado de Inforadio. Los estudiantes agradecemos el optimismo de nuestro rector, pero desde mi punto de vista es falso y incongruente con respecto a los discursos que, hace apenas un mes, ofreció a los alumnos, profesores y personal administrativo por diversas facultades de la UCM.

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: